toggle menu

Opinión


29 Septiembre, 2018.

Hawkish y Dovish

En este escenario mundial no hay predicción económica que valga, aunque la mayoría piensa que en 2020 vendrá un ajuste recesivo fuerte.

Dennis Falvy

| Columnista invitado

Hawkish (viene de hawk: halcón) y dovish (de dove: paloma) son términos relacionados a los bancos centrales y su definición depende del cristal con el que se le mire.

El hawkish se refiere a la acción de un banco central dirigida a proteger la economía del país contra la inflación excesiva. Para ello se eleva la tasa de interés y eso ralentiza la economía, porque cuando las tasas de interés aumentan lo que ocurre normalmente –aunque no necesariamente– es que el valor de una moneda se incrementa. Así, los inversionistas internacionales mueven su dinero a un lugar donde puedan conseguir tipos de interés más altos. Pensemos en dos bancos: el Banco A paga un interés de 1% anual en sus cuentas de ahorros y el Banco B, un 4%. Probablemente cualquiera movería su dinero al Banco B para obtener ese 3% extra.

El dovish se produce cuando una economía no está creciendo y el banco central quiere evitar que el país caiga en la deflación. En ese contexto, el banco suele bajar las tasas de interés. Bajo la tasa de interés de la Fed (EE. UU.) otros bancos pueden pedir prestado a la Reserva Federal, por tanto, termina afectando TODAS las tasas: rendimiento de las cuentas de ahorro, interés en tarjetas de crédito, tasas hipotecarias, etc.

El presidente de la Fed, Jerome Hayden Powell, acaba de subir recientemente la tasa de interés en un cuarto por ciento. A raíz de esto, los especialistas se han apresurado a afirmar que la historia ha demostrado que cada vez que un mercado emergente sufre una crisis cambiaria la Fed se pone dovish. Las evidencias serían la crisis de los Tigres del Asia en 1997, la crisis financiera rusa de 1998 y, recientemente, el aterrizaje fuerte de China en 2015. Hoy estamos atentos a Turquía y Argentina, que han devaluado sus monedas en más de 40%.

Y como los bancos centrales tienen fresco lo que pasó hace unos diez años con el colapso de Lehman Brothers, tiene mucho sentido la reciente conferencia del presidente de la Fed quien al parecer habría decidido subir una vez más la tasa de interés en diciembre de este año. A esto, siempre será bueno recordar el pasado reciente: en la última reunión de los Bancos Centrales en Jackson Hole, Wyoming, Powell señaló que no parece de mucho riesgo elevar la tasa de interés. Para algunos, entonces, está claro que entraremos pronto a un dovish; ello sin duda afectará a la divisa verde y sabe Dios a qué más.

En este escenario no hay predicción que valga, aunque la mayoría piensa que en 2020 vendrá un ajuste recesivo fuerte. Nadie, sin embargo, se atreve a decir de qué nivel. Es que ahora y más que nunca las finanzas se afectan de manera multivariable.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,