toggle menu

Opinión


28 Diciembre, 2018.

¡Hagamos limpieza!

Así como no debemos dejar espacio a las malas prácticas, tampoco tenemos por qué esperar por un Perú mejor.

Lesly Shica

| Columnista invitada

Hagamos un alto en nuestras actividades y otros quehaceres para evaluar nuestras acciones, sus consecuencias, las oportunidades y, especialmente, para identificar quiénes en el entorno forman parte del proceso que nos interesa. Como nos preparamos para iniciar un periodo nuevo, con nuevas metas, nuevas ideas, nuevos compromisos (salvo los que ya hemos firmado para siempre), solemos anunciar también que vamos a depurar contactos, sacar la ropa que no usamos, etc.

Si somos capaces de hacer todo ello, nos debería resultar obvio que en nuestras instituciones la necesidad de una autoevaluación sea todavía más grande: deben revisar cumplimiento de metas, planificar las estrategias, la ejecución de gasto, la gestión de personal, las operaciones y el cumplimiento. Todo eso es medible y, precisamente por serlo, ¿dónde está la información de los resultados?

¿Por qué se nos hace tan difícil replicar la acción de “limpieza” en nuestras instituciones? Deberíamos limpiar:

1. Al que no suma sino resta.

2. Al que demuestra su habilidad haciendo corruptible el trabajo de otros.

3. Al que cobra por la fila o el cupo para obtener más rápido las cosas.

4. Al que con la promesa de “agilizar el trámite” obtiene un porcentaje.

5. Al que miente prometiendo que en poco tiempo superaremos los índices más preocupantes de nuestra sociedad… todo porque quiere aplausos y aprobación.

6. Al que goza y ríe por la desgracia de otros.

7. Al que nunca asume costos de ningún tipo.

8. Al que desde afuera cree que todo es fácil dentro, y que ni siquiera quiere entrar.

La lista es muy larga, pero esa limpieza debe hacerse ya. Así como no debemos dejar espacio a las malas prácticas, tampoco tenemos por qué esperar por un Perú mejor.

 


Etiquetas: , , , , , , , ,