toggle menu

Opinión


6 Septiembre, 2018.

Habla el abogado de monseñor Eguren (parte II)

“Cuando el perro muestra los dientes es porque tiene miedo”.

Percy García Cavero

| Columnista invitado

Los excesos de Salinas no son mejores que sus deficiencias. Ante la carta notarial de monseñor Eguren, no respondió dando argumentos para descartar las razones por las que se le pidió la rectificación. Lo que hizo fue iniciar una campaña mediática que, por cierto, sigue la misma estrategia de las asesorías de imagen que realiza su empresa CHISAC. Primero publicó un artículo en el que le dice a monseñor Eguren que se verán las caras en los tribunales, reconociendo él mismo que la querella era el paso siguiente. Dice textualmente: “¿Quién se ha creído este señor? ¿Porque es obispo y billetón le vamos a tener miedo? ¿Los arzobispos son incuestionables?”.

Salinas pretende victimizarse bajo la premisa de que la querella afecta su libertad de expresión, cuando lo que hace en todos los medios no solo es expresar lo que le da la gana sino insultar a monseñor Eguren y a todos los que osen discutir su ejercicio de la profesión.

Como segundo paso, ha buscado desacreditar al abogado, o sea, a mí. Al día siguiente de que le notificaran la querella, una periodista de Útero.pe (de la familia empresarial de La Mula, en la que escribe Salinas), publicó gratuitamente un escrito sembrando dudas sobre mi persona con el argumento absurdo de vincularme con el exjuez Hinostroza porque cita mis libros en sus sentencias. Junto a ello, Salinas pretende desautorizarme con el caso de la discoteca Utopía. Me señala: él también hizo un informe legal para Alan Azizolahoff. Y así, por una lógica de compensación de culpas, ya no habría nada que reprocharle.

Sin embargo, hay una diferencia bien grande en el papel que ambos hemos tenido. Mi informe nunca estuvo oculto: fue publicado el 2005 en España en un libro colectivo en la prestigiosa editorial jurídica Civitas. En cambio, Salinas metió su asesoría a Azizolahoff bajo la alfombra para que nadie lo sepa, y cuando lo desenmascararon entonces no le quedó más que reconocerlo tratando de minimizar el hecho (con la venia de sus entrevistadores). Además, yo nunca me he arrogado socialmente la representación de víctimas por un suceso reprochable.

No deja de haber un grado de cinismo en salir a pedir justicia para unas víctimas y luego hacer la limpieza mediática de una persona a la que, por lo menos, se le imputa ser responsable de varias muertes. Esta manera de proceder de Salinas se manifiesta también en la asesoría que ofreció al exfiscal de la Nación, así como a otros personajes cuestionados. Es información pública que su empresa CHISAC ha prestado servicios a políticos y empresarios investigados por graves delitos. ¿Cómo se puede ser asesor del “investigador” y de los “investigados” sin entrar en un conflicto de intereses?

Salinas debería dejar de insultar en medios y preocuparse de que sus abogados defiendan bien su posición en la querella. Su contestación ha sido declarada inadmisible por no adjuntar el DNI del querellado, un error que no comete ni un alumno de primer ciclo. Si piensa que con su maquinaria mediática puede meter miedo, se equivoca. Existen personas y, gracias a Dios, también jueces y fiscales que no le tienen miedo a la presión mediática. Si Salinas considera que la querella es un mamotreto y que su proceder ha sido limpio y transparente, ¿de qué se preocupa?

“Cuando el perro muestra los dientes es porque tiene miedo”.


Etiquetas: , , , , , , ,