toggle menu

Opinión


29 Mayo, 2018.

Gracias a La Argolla

En este momento --con su carácter cotidiano e imperfecto-- nuestro humilde "programa" es más fuerte que nunca. No somos el único espacio de su tipo y ojalá surjan más y mejores. Mientras tanto, sean bienvenidos aquellos jóvenes que creen en el cambio: desde la función pública, desde el diálogo, desde la academia, nunca por el totalitarismo.

A lo largo de casi cuatro años, Político.pe se ha consolidado como una tribuna de opinión necesaria que ha encontrado respaldo en un sector de la población exhausto de cierto pretendido monopolio moral (minoritario pero al mismo tiempo poderoso gracias al copamiento de medios y redes de comunicación). Y ha sido esa solidez obtenida la que me hizo darme cuenta, como editor en jefe de este portal web, de que había llegado la hora de poner nuestra plataforma de más cien mil seguidores en Facebook a disposición de jóvenes interesados en debatir y compartir en vivo sus inquietudes políticas.

Así nació La Argolla –un nombre que precisamente ironiza sobre el carácter discriminatorio e hipócrita de los guardianes de ese monopolio moral– como un streaming en el Facebook de Político.pe. No buscábamos ser más que un foro audiovisual alternativo a nuestros contenidos escritos, pero lo ocurrido con una de nuestras participantes, Lesly Shica –obligada a renunciar a su cargo en el MIDIS por haber criticado que la congresista Foronda contratara como asesora congresal a una emerretista, y cuyo caso ha terminado con la renuncia de la viceministra que la coaccionó–, ha servido para poner en evidencia la necesidad de espacios de este tipo y, más grave aún, ha confirmado aquello que todos intuíamos. Uno, que la llamada dictadura de los noventa vino a ser reemplazada por una dictadura ideológica que socava la institucionalidad, intenta reescribir la historia y aniquilar a quienes piensan diferente; y dos, que para muchos políticos los jóvenes –lamentablemente– solo son carne de cañón.

“¿Cuántas Leslies estarán sufriendo lo mismo que la nuestra en este momento?”, se preguntaba Nicolás en nuestra más reciente emisión de La Argolla. Y su temor resulta muy válido, porque jóvenes como Lesly Shica –una muchacha proveniente de San Juan de Lurigancho, que estudió becada todo el colegio y toda la carrera universitaria, y que a sus veinticuatro años es abogada, docente en una prestigiosa universidad, asesora de tres gestiones en un ministerio– existen en cada rincón de nuestro país, únicamente esperando la oportunidad de ser descubiertos antes de que la pobreza y la falta de oportunidades acaben con sus sueños de vivir en un país mejor.

En este momento –con su carácter cotidiano e imperfecto, desde una sala cualquiera– nuestro humilde “programa” es más fuerte que nunca. No somos el único espacio de su tipo y es nuestro deseo que surjan más; ojalá mejores. Mientras tanto, sean bienvenidos aquellos jóvenes que creen en el cambio: desde la función pública, desde el diálogo, desde la academia, nunca por el totalitarismo. Bienvenidos todos.

Y gracias a Lesly Shica, Alessandra Krause, Nicolás Ortiz, Daniel Linares, Piero Miranda, Paul Du Bois, Alonso Mujica y a todos aquellos que alguna vez se sentaron y continúan sentándose en el sofá de La Argolla.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,