toggle menu

Opinión


28 Febrero, 2015.

Fundamental reforma

Difícil que los hijos de este sistema imperfecto cambien las reglas que legitiman su precario poder.

Güido Lombardi

| Columnista

Los organismos electorales, que antes andaban enfrentados disputándose funciones, lograron ponerse de acuerdo y presentaron al Congreso en el 2013 una ley que busca mejorar nuestro sistema electoral y permitirnos elegir candidatos más idóneos. La ONPE, el Reniec y el JNE cumplieron su parte, y los congresistas se han dedicado a hablar en siete idiomas sobre la importancia de aprobar estos cambios. Sin embargo, todo indica que quedará en palabras: nadie quiere eliminar el voto preferencial, tampoco parece el momento para discutir el voto facultativo, el financiamiento de los partidos políticos es tema tabú y, la verdad, cada vez parece más lejano que los hijos de este sistema imperfecto se animen a cambiar las reglas del juego que legitiman su precario poder.

Pero no perdamos la esperanza, hay que recordar que el Congreso ya aprobó —con entereza y coraje— una reforma “fundamental”, y solo una: redujo la ley seca de 48 horas a 24. Por algo hay que comenzar.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,