Connect with us

Opinión

Faltoso a la Vela

Publicado

el

Lo que dice Lecaros es cierto. A Vela le interesa un ardite la justicia por lo que mete sus narices donde no debería: en el PJ. Lo de la autonomía del MP no se lo cree nadie. ¿Qué autonomía puede tener una institución que no puede tocarlo y que si lo hace termina con la cabeza en la guillotina?



Lo que más le debe haber dolido al señor Rafael Vela, autor de unas piconas declaraciones, es que el presidente del Poder Judicial le haya dicho lo que es: un fiscal de menor cuantía. Con la burda coartada de defender el fustán de la fiscal de la Nación Zoraida Ávalos y como si esta necesitara pedirle que sea su caballero andante, Vela reaccionó de mala manera a lo dicho por José Luis Lecaros acerca de que resultaba innecesario el pedido de la fiscal de la Nación para realizar un pleno casatorio sobre prisión preventiva, y consideró que aquello habría sido propuesto “seguramente” por magistrados de menor rango de la institución, a raíz del caso de Keiko Fujimori.

Y es que tanto Rafael Vela como José Domingo Pérez son –como dice bien el presidente de Poder Judicial– dos fiscales provinciales de poca monta han llegado a creerse los nuevos próceres del Perú, por encima de sus superiores jerárquicos y de cuanta institución ose ponerse en sus caminos. Se han zurrado en la Corte Suprema y sus casaciones. Se han sentado en las sentencias del Tribunal Constitucional. Han jalado la cadena con las recomendaciones del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y las comisiones y cortes de Costa Rica. Han derrocado a un fiscal de la Nación y, con sus abusos de prisiones preventivas de líderes políticos y solicitudes de disoluciones de partidos, han puesto al sistema democrático constitucional en peligro de muerte.

Con esos antecedentes no es muy difícil que el fiscal Vela se crea ya no un simple engranaje en la persecución del crimen –como lo que en realidad es–, sino un héroe inflado por una prensa ayayera que le da tribuna para que se despache a sus anchas sin ningún contrapeso. Eso hace posible que, alegando una supuesta “falta de respeto” de Lecaros a Ávalos, en verdad el que se atreve a faltarle el respeto al presidente del Poder Judicial sea Vela, tal como se lo faltó impunemente al que lo puso como líder del equipo Lava Jato, el exfiscal de la Nación Gonzálo Chávarry, al que traicionó sin que se le moviera una ceja.

Lo que dice Lecaros es cierto. A Vela le interesa un ardite la justicia por lo que mete sus narices donde no debería: en el PJ. Lo de la autonomía del Ministerio Público no se lo cree nadie. ¿Qué autonomía puede tener una institución que no puede tocarlo ni con el pétalo de una rosa y que si lo hace termina con la cabeza en la guillotina? ¿No es por eso que, a través de sus títeres en la Procuraduría, busca que el fiscal de la casación de Keiko Fujimori sea expectorado con el cuento de que tuvo una conversación telefónica con uno de los “Cuellos blancos” (¿alguien cree todavía en el cuento de la “organización criminal” (les cuento que en España, no)? ¿No es por eso que exige a través de Zoraida Ávalos un Pleno Casatorio de la Corte Suprema, por si no sacan al fiscal que no es de su argolla?

Como señala Lecaros: el fondo del asunto es Keiko Fujimori. Vela no quiere que salga por más razones de derecho que la asistan, porque su prisión es el pilar de su poder. Muerto García, solo queda Keiko. Todo lo demás es pecata minuta. Es decir, lo que Vela es.

Fotos: Gestión/El Comercio

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Así estamos: en un país minero, ¡Tía María no va!

Seguir leyendo

Opinión

La sangre de García

Seguir leyendo

Opinión

De su propio chocolate

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo