toggle menu

Opinión


19 Febrero, 2018.

¡Esto no es justicia!

Queda claro que para nuestro increíble Poder Judicial esa noche no pasó nada. Se ha conseguido la completa impunidad de Adriano Pozo en medio de severas irregularidades de todo tipo.

Invitado

| Columnista invitado

El abogado del agresor Adriano Pozo nos dice que el delito en el que incurrió su patrocinado fue el de lesiones y que por tal figura penal debe ser procesado y condenado. Así lo viene sosteniendo en cuanto medio de prensa se presenta. Sucede, sin embargo, que en el 2016 otro juzgado de Ayacucho lo absolvió del delito de lesiones contra Arlette Contreras argumentando –entre otros motivos– que Pozo se encontraba en estado de ebriedad (como si encontrarse en tal estado para la comisión de un delito doloso fuese un atenuante).

Esta también escandalosa sentencia motivó que se iniciara otro proceso penal para lograr justicia con una persona que fue evidentemente golpeada y maltratada por este cobarde y miserable sujeto, un ataque cuyas imágenes todo el mundo pudo apreciar a través de un video. Pero ahora algunas personas pretenden relativizar el tema y hasta enredarnos con tecnicismos y leguleyadas, acusando a la fiscalía de un deficiente trabajo cuando lo que debemos hacer es protestar por una escandalosa sentencia que nuevamente absuelve al agresor de otros graves delitos.

Se ha conseguido de esta manera la completa impunidad de Adriano Pozo en medio de severas irregularidades de todo tipo. Queda claro que para nuestro increíble Poder Judicial esa noche no pasó nada: al conseguir su absoluta absolución, Pozo seguirá libre. Solo diré que eso, estimados amigos, NO es justicia (el fin supremo de la ley) aquí ni en ningún lugar del mundo civilizado.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,