toggle menu

Opinión


11 Marzo, 2018.

¿Esquizofrenia nacional?

El presidente Kuczynski no encuentra la vía para convencer. Ni renuncia ni vacancia: pretende quedarse en el barco contra viento y marea a pesar de que es evidente que está haciendo agua.

 

El presidente Kuczynski no encuentra la vía para convencer. Ni renuncia ni vacancia: pretende quedarse en el barco contra viento y marea a pesar de que es evidente que está haciendo agua. Sus recientes intervenciones cuestionan al colaborador eficaz y a los medios que difunden sus declaraciones. A pesar que lo dicho por Jorge Barata, no le hace más daño que todas las informaciones que los medios locales ya han difundido respecto a su posible corrupción a través de sus dos empresas y de sus manejos cuestionables como ministro de Economía y primer ministro de Alejandro Toledo.

Preocupa a PPK la llamada delación premiada porque lo toca personalmente. Como presidente con larga trayectoria de funcionario público debe conocer esta herramienta de lucha contra la impunidad reconocida mundialmente. Pero ahora la evalúa desde sus problemas, que no puede ni aclarar ni refutar, al punto que está colocado ante una nueva situación de vacancia con una moción multipartidaria presentada ante el Congreso. 

El problema es que su actitud beligerante no nos llevará a ninguna solución ni a una respuesta aceptable que borre la mala imagen que ya tiene. Formula su defensa propia pero no responde al dilema en que ha colocado el país. Mal con él, peor sin él. Un clásico callejón con una salida de alto costo.

Los testimonios de Marcelo Odebrecht y de Jorge Barata han puesto a la clase política nacional contra las cuerdas pero a él como presidente, a pesar de ser uno de los más afectados por ellas, lo colocan fuera del escenario porque ejercer la primera magistratura de la nación es acceder a un cargo supremo con el privilegio de personificar a la nación. Un alto encargo que no puede ser cumplido sin autoridad legítima y moral.

El país no puede continuar en la esquizofrenia de quienes creen que gobiernan sin problemas mientras tratan de acallar el ruido, ignorando la incómoda información que viene de tantas fuentes. Lamentablemente, todo lo anterior genera tal incertidumbre y desconfianza que el país está a ojos vista paralizado y sin posibilidad de avanzar. No será ignorando el problema como lo solucionaremos.


Etiquetas: , , , , , , , ,