toggle menu

Opinión


4 Julio, 2018.

A la espera de la invitación naranja y las lágrimas de Yesenia Ponce

Si bien hay un evidente error de forma en el modus operandi de Fuerza Popular al llamar a pepekausas provincianos, no es necesariamente de fondo: FP tendría que hacer una invitación formal a la bancada de gobierno para que integre la siguiente Mesa Directiva.

Aaron Salomón

| Reportero

UNO. El vocero de Peruanos por el Kambio, Gilbert Violeta, ha acusado que Fuerza Popular apela a la estrategia de “divide y vencerás”, al entablar conversaciones informales con ciertos legisladores provincianos oficialistas para intentar persuadirlos de que formen parte de la próxima Mesa Directiva. Desde la perspectiva de Violeta, los únicos propósitos que se tienen en tienda fujimorista son los de terminar de quebrar su alicaída bancada –dividida entre limeños y provincianos–.

A decir verdad, razones no le faltan a Violeta para poner el grito en el cielo por esta situación, dado que no es lo más apropiado que algunos parlamentarios fujimoristas –según me cuentan desde el bloque provinciano de PpK– llamen a sus colegas oficialistas para “tantearlos”. No obstante, si bien hay un evidente error de forma no necesariamente de fondo porque… ¡FP tendría -de una vez por todas- que hacer una invitación formal a la bancada de gobierno para que integre la siguiente mesa! Ya el portavoz fujimorista Daniel Salaverry ha comentado a este portal que “nosotros no vetamos a nadie”, de modo que la pelota del equilibrio de poderes está en cancha naranja.

Hecha esta exhortación, el grupo parlamentario oficialista tendría que hacer a un lado los rencores por la caída del expresidente Pedro Pablo Kuczynski y plantearse seriamente la posibilidad de ser parte de la Mesa Directiva. Así, PpK no estaría ajeno a las decisiones que se toman en el más alto nivel del Parlamento y marcaría la agenda legislativa. Además, podría fiscalizar al “monstruo naranja” de cerca y, ante el primer viso de irregularidad en el manejo del Congreso, tendría que denunciar de inmediato a su vecino fujimorista. “Mantén cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos”, convendría que sea la prédica de Peruanos por el Kambio porque para eso sus miembros fueron democráticamente elegidos por el pueblo peruano: ¡para fiscalizar!

DOS. Un mar de lágrimas fue este martes la congresista fujimorista Yesenia Ponce durante su presentación ante la Comisión de Ética. “Yo no he mentido”. “Terminé quinto de secundaria”. “Todo está armado; no soy culpable de nada”. “No he redactado mis actas de estudio”. Todas las expresiones anteriores –poco creíbles– fueron proferidas por Ponce, quien está cada vez más cerca de la suspensión por 120 días, tal como recomendaría el informe a elaborarse –según fuentes del grupo de trabajo liderado por la pepekausa Janet Sánchez– “en tan solo una semana”.

Y es que antes de que tome la palabra Ponce hasta dos supuestos profesores de la fujimorista aclararon que jamás se han dedicado a la docencia. A su vez, Aldo Rodríguez Uceda –excolaborador de la parlamentaria “naranja”– reafirmó que su padre hizo un depósito de 10 mil soles a favor del director de un colegio a cambio de un certificado de estudios trucho para la congresista ancashina.

TRES. La verdad tarda pero llega. En breve conversación con Político.pe la exviceministra Elvia Campos admitió que la ministra Liliana La Rosa le echó el pato por la renuncia forzada de Lesly Shica del Midis, tras haber criticado en el programa ‘La Argolla’ la contratación de una emerretista por parte de la congresista frenteamplista María Elena Foronda. “Fue absolutamente injusto y antiético”, lamentó Campos para luego hacer extensivos sus saludos a Lesly.


Etiquetas: , , , , , , ,