Connect with us

Opinión

#ENTREVISTA a Galarreta: “Si en el Gobierno de Vizcarra se ha suicidado García, y Keiko y PPK están en prisión preventiva, uno se pregunta si es algo ideológico”

Publicado

el

El secretario general de Fuerza Popular habla del rol histórico que le toca a la Academia y a las fuerzas democráticas en la defensa de los derechos fundamentales, en el marco de lo ocurrido con el expresidente Alan García.



La primera pregunta es inevitable: ¿cuál fue su reacción ante la noticia del suicidio del expresidente Alan García? 

Me quedé impactado. Justo me enteré cuando salía para la sesión de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales. Estuve ahí y luego fui a visitar a la presidenta del partido (FP).

¿Usted tenía agendada la visita o fue a raíz de la tragedia?

Por lo general nos reunimos lunes, pero justo ese día tuvimos el relanzamiento del partido. El martes hubo Pleno, así que fue una coincidencia.

Una coincidencia con el cambio total del escenario político.

Así es. Y fue importante porque no había tenido la oportunidad de hablar con Keiko luego de la presentación del Compromiso con el Perú de Fuerza Popular. Ahí nosotros habíamos dicho que tendíamos los puentes al Gobierno para presentarle propuestas, además de ofrecerle las facultades que necesite para resolver el problema de la seguridad ciudadana.

¿Hubo algún eco en el Gobierno sobre esta voluntad?

No, y tampoco salió en medio masivo alguno.

La tragedia de García llevó la atención a otro tema.

Fue inevitable, pero además coincidió con nuestro momento como partido, en el que presentamos estas propuestas al Gobierno que te mencioné pero al mismo tiempo remarcamos claramente nuestra defensa de los derechos fundamentales. Lo ocurrido con el expresidente García nos exige reflexionar sobre qué está pasando con el sistema de justicia en el Perú, con las herramientas de la Fiscalía, con estas limitaciones a la libertad. Me parece correcto, por eso, que no hayan aceptado el homenaje del señor Vizcarra.

¿Qué significado atribuye al gesto de Mark Vito de haberle presentado sus respetos a los familiares de Alan García?

Definitivamente Keiko hubiese querido hacerse presente ahí. Es un gesto importante porque es de la familia. De hecho, Mark llevó el saludo de la familia y yo el de Fuerza Popular, como secretario general junto con la delegación. El APRA ha sabido de persecución política, pero hoy el odio demostrado era impensable, inaceptable. Una cosa es tener al frente a un terrorista como Abimael y otra, a políticos con los que discrepas y que por ello quieras verlos muertos.

Hablemos de las prisiones preventivas. Ni Keiko ni PPK son los primeros en sufrirlas: hay miles de personas que llevan años sin juicio. ¿Van a cautelar sus derechos humanos?

Exactamente. Así como hemos decidido ser la voz de esa mayoría de padres de familia a la que el Estado quiere quitarle la potestad de decidir la educación de sus hijos –y no vamos a retroceder–, esta judicialización de la política –algunos, incluso, han hablado valientemente de “fascismo”—nos ha llevado a darnos cuenta de hay muchísima gente privada de su libertad ante un sistema que no le está dando las garantías que corresponden.

Cuando los vemos de lejos son “excesos”; cuando nos tocan, nos damos cuenta de que son abusos.

Es verdad.

Algunos sostienen que para esos excesos hay instancias en las que se pueden corregir.

A ellos les recordaría esto: “Primero vinieron por los judíos y no les hice caso…” Nosotros lo advertimos hace seis meses con Keiko Fujimori y hasta gente preparada, que sabe de Derecho, lo dejó pasar solo por antipatía, como si no hubiera ningún cuestionamiento al procedimiento. Y hay varios. Desde el momento en la citan a declarar, le hacen una celada y la capturan el primer día. Mira lo que los medios dicen que ocurrió con el expresidente García: no le dijeron que venía por un arresto sino por un allanamiento.

El Comercio dice que el fiscal no le respondió a García si venían a detenerlo. ¿Cree, ya que mencionó como ejemplo la persecución a los judíos, que aquí hay una deshumanización de determinados grupos políticos?

Creo que Hugo Neira ya ha señalado la “barbarie” que estamos viviendo. Yo, por respeto al expresidente fallecido, he esperado unos días para hablar de este tema. Se está haciendo un uso perverso de los procedimientos, por parte de ciertos fiscales, por uno que otro juez –de ninguna manera por el sistema judicial– y por un sector de la prensa.

¿Dónde está la perversidad?

Primero, en la deshumanización. Una tesis fiscal –simplemente una especulación, que no está probada– habla de “banda criminal” y detrás de él salen los trolls en las redes, algunos opinólogos que me sorprenden y periodistas – que ya no me sorprenden ahora que los he oído comentar la tragedia de García—a horrorizarse en sus entrevistas de la noche sobre una “organización criminal” dentro de un partido. Usan términos que luego permitirán a los jueces bajar el dedo y cortar cabezas cual circo romano. No hay debido proceso. Meten a la gente en prisión por un delito que no es tal. Al final, ese proceso se va a caer pero lograron meter a una persona treinta y seis meses o vejarla, que es lo que dijo el expresidente García en su carta.

¿Qué pasa, entonces, en la Fiscalía?

Pareciera que hay un sector que ha tomado una parte la Fiscalía, a un par de jueces, al Gobierno mismo. Creo que el señor Vizcarra ya debería hacer algo al respecto porque en su gobierno se ha suicidado el presidente García, en su gobierno la líder de la oposición está presa sin ninguna sola prueba. Y ahora el señor Kuczynski. Uno se pregunta, entonces: ¿esto es algo ideológico?

¿Cree usted que el círculo se cierra alrededor de los que defienden el presente modelo económico?

El modelo económico, el sistema democrático, la Constitución, más allá de nuestras diferencias naturales.

¿Qué piensa del García gobernante?

Yo soy hijo de los ochenta. Fuera de lo que pasó en mi familia –de que, por ejemplo, mi hermano haya tenido que viajar a trabajar para pagarme la universidad– su segundo gobierno marcó una posición clara ante este sector que hoy, hay que decirlo, controla una parte de la Fiscalía. No solamente es IDL; ahora vemos a Transparencia como un partido político claramente de izquierda que detesta a otros grupos que no piensan como ellos. A mí, por ejemplo, aunque no tengamos nada ver con los gobiernos apristas, como secretario encargado de FP me interesa saber qué pasó en 2011. Y, en cualquier caso, tengo claro que las faltas administrativas no son delito.

¿Coincide con quienes sostienen que a la interferencia de poderes se ha sumado la impericia fiscal, que no está preparada para ver casos tan complejos?

Mira: después se supo que Toledo había recibido mucha más coima por otro lado, no por la Fiscalía. Yo no sé si es impericia. Como estoy en un país libre, puedo decir que es vergonzoso –y justamente eso se desbarató en la Sala [de Apelaciones]– que una coordinación de votación por parte de la presidenta de un partido –como lo haría Rajoy con el PP, como lo haría un líder demócrata—o una conversación la hayan usado para decir “ahí está como se organiza la banda criminal”. Pero lo peor es que los periodistas de varios medios de comunicación –de los cuales Graña es dueño— alabaron eso. Y por eso querían meter a Keiko presa. Al final, se quedó por un solo dicho que no está comprobado.

Si no es impericia, ¿qué es?

Así como cualquier peruano puede tener una tesis, la mía es que aquí habría un interés particular de solamente cuestionar –incluso de manera ilegal—a un solo sector político. Esto ha avanzado, y ojalá que pare, porque ha habido un silencio cómplice y cobarde de diversos grupos de la sociedad. Vi a académicos levantando la voz diciendo que era una barbaridad, pero no fueron muchos; otros partidos andaban mirando de costado y ya les está tocando. Se están dando cuenta de que lo que se permitió en un comienzo con una persona ahora les va a afectar a todos.

¿Ese es el parteaguas generado por García? ¿Cree que ese silencio que usted llama cómplice y cobarde se va a acabar?

Yo espero que sí. A las fuerzas democráticas y a la Academia nuevamente les toca un rol histórico. El Estado de derecho se está destruyendo en el Perú; la Constitución ha sido tirada por el piso, con el principio de presunción de inocencia. Cuando ves que el señor Vizcarra regresa de Brasil a defender a dos fiscales –¿eso no es una intromisión?– y que el 90% de la prensa que recibe publicidad del Estado guarda silencio cómplice frente a una clara injerencia del poder político en una entidad autónoma… es una señal de que en el Perú otras voces tienen que despertar. Hay periodistas que ya empiezan a marcar una distancia porque la Historia va a juzgar lo que está pasando ahora.

La corrupción, sin embargo, existió. Y hay culpables.

Tiene que irse preso aquel sobre el que está demostrado que es un corrupto. Lo que se está dando ahora es un circo. La prensa dice “cayó fulanito” y celebran. Y cuando les preguntas por las pruebas, responden: “Bah, todo el mundo sabe que es un sinvergüenza, que es un ladrón”. ¡Eso no es un estado de Derecho, por amor de Dios!

¿Considera la situación fuera de control?

Hay un debido proceso, principios constitucionales que no están dándose y por lo cual tenemos una responsabilidad histórica. ¿Vamos a dejar que los poderes de facto estén dirigiendo los juicios, las políticas públicas del señor Vizcarra?

¿Qué se ha planteado hacer ante esto?

No puedo dar nombres aún, pero ya he tenido varias conversaciones con todas las fuerzas democráticas. Debemos autoconvocarnos porque, indistintamente del color político, ya hay quienes se han dado cuenta de que en el Perú se está instalando un modo de gobernar que es absolutamente nefasto: se está violando la Constitución y se está haciendo un uso político de las herramientas jurídicas que el Estado de derecho les ha otorgado. Vuelvo a mencionar la Ley de crimen organizado: justamente ahora hay varios parlamentarios investigados en ese marco. Carlos Bruce, Marisol Espinoza están investigados, cuando hace un tiempo sus respectivos partidos miraban de costado.

Pero la izquierda respalda las acciones fiscales…

Todos entraron con la señora Verónika Mendoza. Las regidoras de la señora Villarán ahora son congresistas y andan muy tranquilas cuando esa gestión tiene los peores cuestionamientos… Ya se sabe qué van a decir. Mi mensaje va para algunos colegas que se muestran aún dubitativos: ya tienen que dejar de pensar en que se cierra el Congreso o en que pierden su curul. Mejor pregúntense qué país le van a dejar a sus hijos.

¿Qué espera de las declaraciones de Barata?

Como te dije, como secretario encargado de FP quiero saber la verdad sobre ese periodo. Lo curioso es que cuando nosotros señalamos lo vergonzoso de ese acuerdo –que nos hace preguntarnos qué habrá pasado para que se acepten esas condiciones– nos decían que estábamos nerviosos… ¡y nosotros no tenemos nada que ver con esos periodos! Pero existe gente pensante que se lo cree porque de un tiempo a esta parte la han alimentado con carátulas, portadas, que proclaman que “todos” son corruptos. ¿Y quiénes son “todos”? Pues los adversarios de ese sector que se cree dueño de la moral. Gente de Proética, Transparencia que ha trabajado con los que sí está probado que fueron corruptos, y que con toda frescura se permite cuestionar a otros.

¿El prestigio de toda la investigación depende de lo que diga Barata el martes?

No creo que solo del martes. Esa investigación ya está desprestigiada desde que se ve tan claro que apunta a un determinado sector.

¿Y las cabezas de los fiscales sí dependen del martes?

Van a depender de la fiscal de Nación quien, dicho sea de paso, ha sido una gran ausente en estos días. Nadie la ha visto. ¿La señora Zoraida Ávalos existe o ha renunciado a la Fiscalía?

Sus fiscales han rechazado la investigación interna por el suicidio de García.

¡Les abren un proceso dentro de su institución y sacan un comunicado! ¡No puedes cuestionarlos porque salen a decir que les están obstaculizando la investigación! Es decir, la Ley no existe, las normas internas de cada institución no existen.

El presidente ha recalcado que los fiscales son independientes.

Recordemos que el señor Vizcarra se entrometió en una decisión de Pedro Chávarry –aunque a mí, personalmente, lo que hizo el fiscal de la nación me pareció una barbaridad– y ahora se la pasa hablando de autonomía. ¿De qué autonomía hablamos si el Ministerio del Interior coordina con la Fiscalía la detención del expresidente García, y tienes a una especie de Gestapo que es la DIVIAC? ¿Alguien sabe por qué tenemos esta policía política?

Imagen: Difusión

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

De su propio chocolate

Seguir leyendo

Opinión

Gasoducto: ¿Por qué es tan difícil caminar derecho?

Seguir leyendo

Opinión

#ESCÁNDALO: Informe internacional identifica 34 funcionarios del Gobierno cómplices de lavado de madera producto de tala ilegal

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo