toggle menu

Opinión


17 Octubre, 2018.

“Enfoque” de género: ¿Quieren debatir? ¡Vamos a las cifras!

La falta de rigurosidad estadística es muy peligrosa cuando está en juego la educación de los jóvenes. La discusión no puede centrarse en opiniones de escuela ni en consideraciones de tipo religioso; mucho menos, en agendas de tinte ideológico.

Giuliana Caccia

| Columnista invitada

Desde que en 2016 se intentara introducir el llamado “enfoque” de género en el Currículo Nacional de Educación Escolar, el debate se ha acentuado y se espera la sentencia del Poder Judicial sobre la acción popular interpuesta por el colectivo Padres en Acción. Yo, como representante de una fundación que busca promover los valores familiares tradicionales, ha tenido la oportunidad de participar en varios foros de discusión tanto privados como mediáticos. Y en todos hay un aspecto que –con conocimiento de causa– puedo afirmar que se repite: la falta de rigurosidad estadística.

Tal carencia es muy peligrosa cuando lo que está en juego es la educación de las jóvenes generaciones de peruanos: la discusión no puede centrarse en opiniones de escuela ni en consideraciones de tipo religioso; mucho menos, en agendas de tinte ideológico. El punto de partida y referencia constante deben ser los datos que nos dan una aproximación a lo que sucede en la sociedad.

En los debates más de una vez me he encontrado con frases del tipo “millones de mujeres mueren en los abortos clandestinos” o “miles de mujeres son asesinadas por sus parejas”. Expresiones proferidas sin ninguna cautela, inclusive por periodistas que deberían conducir la discusión de manera imparcial. Estas informaciones confunden y desnaturalizan el intercambio de ideas.

Lo más preocupante es que las cifras oficiales están ahí. Por ejemplo, basta revisar el informe elaborado por el Comité Estadístico Interinstitucional de la Criminalidad-CEIC[1], titulado “Homicidios en el Perú. Contándolos uno a uno. 2011-2017”, para corroborar que los llamados “feminicidios” en el 2017 fueron 131 frente a 2356 homicidios de varones.

Evidentemente, cuando hablamos de la vida humana, toda vida –una sola– tiene un valor inestimable. Y bajo ningún concepto se pretende invisibilizar a ninguna mujer asesinada; al contrario: lo que se busca más bien es dimensionar que hay un problema efectivo de violencia y para ello también hay que visibilizar al 94,7% de asesinatos restantes. Tampoco se puede pretender sustentar la validez o la oportunidad de ciertas políticas con una acumulación de cifras inexactas y vagas.

Repito: cuando lo que está en juego es algo tan serio como la formación de nuestra juventud, el Estado no puede darse el lujo de impulsar políticas públicas en base a datos imprecisos. A todos los actores de este debate se nos debe exigir, por igual, rigurosidad en la investigación y en el manejo de datos. No hacerlo así no solo no traerá la solución a los problemas reales que nos aquejan, sino que la cura podría ser peor que la enfermedad.

[1] El CEIC integra cifras proporcionadas por el INEI, Poder Judicial, Ministerio del Interior, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y la Policía Nacional del Perú. En este enlace pueden acceder al informe citado: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1532/libro.pdf


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,