toggle menu

Opinión


1 Febrero, 2018.

Encuestas: ¿gato por liebre?

Según la ficha técnica de la encuesta, el objetivo del estudio es recoger opiniones sobre diferentes temas políticos y sociales. Lo curioso es que, luego de un rápido análisis, resulta evidente que se trata de una investigación fujicéntrica. Esa distorsión le quita toda credibilidad y transparencia al trabajo.

Se supone que las encuestas son el mejor termómetro de las tendencias nacionales y de las preferencias de la población, y una herramienta indispensable en mercadotecnia. Sin embargo, cuando se trata de política, la protagonista es la familia Fujimori y lo publica La República en su edición dominical (hago referencia a la aparecida el día 28 de enero último), parece evidente que el estudio está dirigido y que su único objetivo es erosionar a fujimorismo. Y de paso, incentivar encono y confundir a la población. Hay que tomarla con pinzas y leer con cuidado, no solo los resultados sino las preguntas.

Algunos ejemplos:

1- “¿Cree que el expediente del indulto humanitario a Alberto Fujimori debería ser público o no?”

Esta pregunta está dirigida a quienes están enterados de que la Defensoría del Pueblo y dos congresistas han realizado la solicitud.

No me parece correcto que se induzca a la gente a pensar que se trata de un tema de creencias. La publicidad del expediente depende de lo que ordene la ley. No es un tema de voluntad popular. El Ministerio de Justicia se ha pronunciado en el sentido que la divulgación del expediente violaría la Ley de Protección de Datos Personales y la Ley General de Salud, ambos derechos sustentados en el artículo 1 y 2 de la Constitución que protege por la intimidad personal y la defensa de la dignidad de la persona humana.

2- ¿Usted cree que Alberto Fujimori debe pedir perdón o no al país por los delitos que lo llevaron a la cárcel?

El 26 de diciembre de 2017, dos días luego de ser indultado, AFF pidió perdón por sus actos de Gobierno. En ese escenario, la pregunta debió ser si esa solicitud de perdón era insuficiente. Se está ignorando un hecho cierto y relevante.

3- ¿Con cuál de estas afirmaciones está usted más de acuerdo? Esta pregunta se realizó con una TARJETA que incluía tres alternativas, la tercera de ellas: “El Gobierno debió darle amnistía y liberar a Alberto Fujimori”.

Esta opción es absolutamente confusa: jamás se ha hablado de darle una amnistía a Alberto Fujimori. Además, sería importante conocer si los encuestados distinguen dichos conceptos jurídicos. El indulto puede ser parcial o total y constituye una causal de extinción de la responsabilidad: la persona sigue siendo culpable pero se le perdona el cumplimiento de la pena. La amnistía, en cambio, constituye el perdón del delito.

Es decir, se trata de figuras con consecuencias distintas, pero hay que saber esto para poder discernir.

4- Así no estuviese enfermo, ¿cree que Alberto Fujimori debía salir de la cárcel?

Un 42% opina favorablemente frente a un 58% que se pronuncia en contra. De ello puede deducirse que este 42% podría ser fanático de AFF y, por extensión de Kenji. De otra manera no se explica que un porcentaje similar de entrevistados piense hoy que el padre y luego el hijo,tienen más liderazgo dentro del partido que la candidata presidencial. Aparte, ¿qué elementos de juicio tiene una persona que no milita en Fuerza Popular para evaluar la jefatura interna. Perdón, me olvidaba de que en política solo valen las percepciones: una gigante llamada de alerta para Keiko Fujimori.

5- En el caso de que Alberto Fujimori volviera a la actividad política, ¿cree usted que sería motivo para que el indulto sea revisado por las autoridades peruanas?

En primer lugar, habría que determinar que se entiende por actividad política. ¿Un simple pronunciamiento sobre la gestión del gobierno o la situación del país haría que AFF incurra en la causal? ¿Actos periódicos o eventos esporádicos? ¿Directivas hacia su hijo Kenji o lobbies internos que la ciudadanía no es capaz de visualizar? La candidatura presidencial ha sido descartada no solo por temas de salud sino por su avanzada edad, por lo que esa posibilidad no está en juego.

6- Entonces, son TRES preguntas dedicadas solo a determinar quién tiene más liderazgo dentro del fujimorismo, comparando a Alberto Fujimori con sus dos hijos por separado, y luego a Keiko y Kenji Gerardo entre sí. Hubiera sido importante distinguir entre Fuerza Popular y el fujimorismo que hoy, con la expulsión del congresista y sus adláteres, podrían percibirse como universos distintos. La línea divisoria gestada desde hace meses ha quedado finalmente demarcada. La fragmentación es un hecho sin aparente retorno.

Según la ficha técnica de la encuesta, el objetivo del estudio es recoger opiniones sobre diferentes temas políticos y sociales. Lo curioso es que, luego de un rápido análisis, resulta evidente que se trata de una investigación fujicéntrica con incidencia en el indulto y en el supuesto deterioro del liderazgo de Keiko Fujimori. Esa distorsión le quita toda credibilidad y transparencia al trabajo.

Con todo, no me sorprende: los peruanos ya estamos acostumbrados a que nos vendan gato por liebre y que, incluso, lo agradezcamos. Tenemos que cambiar esa actitud aprendiendo a cuestionar racional y propositivamente, con respeto a las opiniones y derechos del prójimo. En simple, debemos evitar que manipulen nuestras emociones para hacer daño. ¡Cierta prensa no merece tanto poder!


Etiquetas: , , , , , , , ,