toggle menu

Opinión


18 Diciembre, 2017.

Elecciones presidenciales solamente

Y si Martincito o Mechita fallan, este Congreso está facultado para trabajar la renovación de curules en 2018 a mediados del nuevo gobierno.

Efraín Trelles

| Columnista

La vacancia aún no había sido aprobada para su crucial debate de este jueves y lo que se discutía en público y en privado era si se iban los dos vicepresidentes y se convocaba elecciones generales, o si un vice se quedaba a completar el período y a cogobernar en pleno consenso. O se iban los dos y entrábamos en elecciones presidenciales y parlamentarias para después de Semana Santa

La Constitución es flexible, y tiende a cerrar salidas y evitar peligros. También podría ese vicepresidente ponerse la banda y convocar a elecciones en el plazo corto de manera que este 28 de Julio jure un nuevo mandato presidencial emanado de las urnas. El problemita, quizás disipado con tanta falsa lágrima y desfleme público, es que sería una presidencia de solamente tres años pues habría un desfase con el mandato legislativo.

Papá Lindo es extremadamente generoso con nosotros o ya hubiéramos desparecido, tal como llegaron a pensar funcionarios internacionales de diferentes siglos. En medio de esta tormenta política en la que nadie está limpio y los aventureros del electorerismo afilan el apetito… hay una oportunidad.

En medio de la depresión de quienes se sentían todo el siglo en el bando de los puros y hoy viven la noche de saber que su antifujimorismo hizo posible la corrupción vinculada a Toledo, Humala y PPK… hay una oportunidad. Hablo de una posibilidad de encontrarle utilidad al peor de los escenarios.

Veamos. Fuerza Popular ha asegurado que respetará la sucesión constitucional que se apoya en las vicepresidencia. Casi nadie piensa que tras la debacle Vizcarra o Mechita sean capaces de conducir al país. Sin crispación… este sería otro país.

Apelo a un aspecto coloquial. El congresista Vitocho declara que Vizcarra no nos puede conducir y su imagen es la de una persona encrespada, casi un achorado cachueleándose en un desalojo. En un Perú con Vizcarra todos deberían colaborar, Vitocho por delante, y dejar de lado el encrespamiento. Salvo que García Belaunde quiera elecciones generales para sacar en cancha al Barnechea prechicharrón y cosechar mejor bancada.

Por endeble que pueda parecer el músculo de Vizcarra para articular un nuevo régimen y ayudarnos a cumplir metas económicas y políticas, es la hora de ver en acción la capacidad fujimorista para actuar (el termino contiene cacha histórica) como garantes de la constitucionalidad democrática a presidencia vacada.

¿Y si Martincito y Mechita caen igual? Antes de jalar la cadena pensemos en la opción de elegir de inmediato presidente por cinco años y renovar el Congreso en 2018, a mediados del próximo gobierno. Como ciudadano iría a votar en abril harto más empoderado pues si el resultado salió chueco, puedo enmendar luego desde el voto al Congreso.

No lo merecemos. Somos una manga de encrespados. Pero la oportunidad está ahí.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,