El silencio de los inocentes

De por qué no dije ni mus durante las tres horas que duró la mesa de análisis sobre el flash electoral en el canal del Estado.

0
175

Hoy fui tendencia en Twitter durante la transmisión en vivo de la mesa de análisis del flash electoral, en TV Perú. Esta vez dejé de lado la ironía —que la entienden pocos y que empleé en una columna para POLITICO.PE— y utilicé mi silencio para no avalar a un panel parcializado con un candidato… ¡en el canal del Estado (que es de todos nosotros, los peruanos)!

A mí no me importa estar en minoría de cuatro contra uno con tal de que el debate se haga con honestidad profesional. No ha sido así desde que uno de los miembros del panel hizo público que asesoró a PPK para el debate del domingo 29. Lo cuestionable es que se trataba precisamente de un debate que LE TOCABA COMENTAR a mi lado en TV Perú y cuyo análisis efectuó en vivo sin revelar al público televidente que le había hecho el media training al candidato.

Como todos sabemos, comunicó este «detalle» recién un día después de haber afirmado categóricamente que «PPK había ganado el debate». Es decir, había sido juez y parte.

Hoy, convocado por última vez al programa y minutos antes de entrar en vivo para participar en la última mesa de análisis, me vine a enterar de que no solo un miembro del panel había asesorado a uno de los candidatos en el último debate —y no lo había informado al público hasta un día después— sino que todos los demás, aparentemente, también lo sabían… todos menos yo.

Lo mínimo que esperaba, antes de empezar el programa, era una disculpa pública a los televidentes por parte del moderador y del miembro involucrado en aquel hecho reñido con la ética periodística en el programa del domingo pasado. No vino ni de uno ni del otro. En realidad, de nadie: todos avalaron una conducta profesionalmente cuestionable.

Es por ello que en este caso mi indignación nunca ha estado mejor representada que con el silencio. Yo no me voy a poner a pelear pico a pico el día en que se elige al presidente del Perú porque la noticia es esa y el público televidente no merece otra cosa sino esa.

Pero perorar como si nada hubiera pasado el domingo anterior me parecía demasiado, al menos para mis estándares. Resulta obvio que el resto del panel no los comparte. Eso es problema de ellos.

Yo no tenía por qué compartir con ellos ninguna explicación de mi silencio, del mismo modo que ellos no compartieron conmigo ni con el público televidente haber asesorado a uno de los candidatos para el debate o haberlo sabido sin decir mus. Hoy, pues, fui yo el que no les dije mus a ellos.

Finalmente, los cinco miembros de la mesa sabíamos los resultados electorales desde el día anterior, por lo que no había ningún motivo ni ánimo para la sorpresa.

Quiero dejar constancia de que, pese a que se me ofreció un honorario por mi participación en el panel por los cuatro debates, no haré uso de ese derecho por las razones expuestas aquí.

En cuanto al equipo técnico de TV Perú, solo me merece halagos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí