Connect with us

Opinión

El “preacuerdo” con la enorme y corrupta Odebrecht en cifras

Publicado

el

Revise las siguientes comparaciones numéricas para que decida por sí mismo si el convenio le parece bueno o malo. La compensación equivale a solo el 4% de la DEMANDA YA IMPUESTA CONTRA EL PERÚ por Odebrecht y GyM sobre el proyecto del Gasoducto Sur (US$ 2500 millones). Y hay más.



El preacuerdo de los fiscales Rafael Vela Barba y José Domingo Pérez con Odebrecht presagia más inestabilidad política para el país. Se trata de un convenio desfavorable y corrompido por donde se le mire, que esconde dos décadas de robos y coimas en el Perú a manos de reconocidos peces gordos y sus señoras primeras damas.

El preacuerdo omite reconocer reparaciones en proyectos que tienen mayor peso económico para el país como el Gasoducto del Sur –licitado por US$ 7000 millones–, la represa de Chaqlla –por US$ 1500 millones–, Chavimochic o los malditos peajes que acechan el bolsillo del peruano –a 5.80 la pasada, y que suben de precio con frecuencia desmedida aunque nunca solucionen nada–. Por si fuera poco, se trató de mantener el convenio en secreto.

Por añadidura, tal documento permite a Odebrecht y a sus socios peruanos como Graña y Montero demandar al Perú… ¡en cambio, nosotros estamos impedidos de hacerlo! No se trata entonces de una negociación EQUIDISTANTE o GANADORA sino más bien de una rendición, una capitulación innecesaria ante un maleante poderoso ya condenado en el Brasil y ante su socio peruano. Cálculos antes establecidos por expertos estimaban la reparación en US$ 3000 millones, por lo que “este sencillo” de 600 millones de soles a pagar a futuro durante QUINCE LARGOS AÑOS SIN INTERESES no alcanza a reparar el daño hecho al país durante dos décadas de sobrecostos, adendas y coimas pagadas a incontables funcionarios, tasadores, ministros, expresidentes y hasta a medios de comunicación.

Y el colmo es que el acuerdo busca restablecer la reputación de Odebrecht en el Perú habilitándolo para seguir trabajando en proyectos, ergo, “trabajándonos” a los peruanos. Solo imagine que usted quisiera comprar una casa y en el banco le ofrecen una hipoteca de 600 mil soles a QUINCE AÑOS SIN INTERESES. Es decir, señor(a) cliente(a), faltaba más: “Usted solo pagará 40 mil soles al año durante quince. De los intereses ni se preocupe porque corren generosamente por nosotros”. Seguro que lo primero que usted pensaría es que le están tomando el pelo, o que hay darles alguito a cambio, o que lo quieren estafar y que cuando lea la letra chiquita tal vez encontrará la trampa. Además antes de leer, se miraría usted mismo de arriba abajo para estar seguro de que se el tipo del escritorio le está hablando a usted y no a la agraciada señorita que esta sentada detrás.

Nunca hay lonche gratis; el no cobro de intereses en deudas y préstamos denota de por sí corrupción de funcionarios. ¡No seamos tan inocentes, por favor! La ausencia de intereses también camufla una intencionalidad de inflar el monto que en términos reales equivale a solo 100 millones de dólares (considerando anualidades de 40 millones de soles por 15 años, con retorno al capital de 8% y un dólar a 3.35 soles, el resultado del VPN sería de 340 millones de soles).

Pero, bueno: si usted aún tiene dudas sobre las debilidades de este acuerdo fiscal, veamos las siguientes comparaciones numéricas para que decida por sí mismo si el convenio le parece bueno o malo para el Perú. ¡Las cifras no mienten!

La compensación pactada por los fiscales equivale al pago anual de un sol cincuenta por cada peruano. ¡Un mango y una china por cabeza! El costo de un peaje de 5.80 soles es casi 4 veces la compensación anual de 1.50 soles. Odebrecht y GyM le cobraron al Perú la friolera de 55 millones de dólares por construir en la Interoceánica tres simples peajes que equivalen al 55% del pago total de nuestra compensación económica. La compensación solo es tres veces la coima que habría sido pagada a Alejandro Toledo por la Interoceánica, sin contar la de sus ministros. Sin duda el Cholo Sano y Sagrado supo negociar mejor que los fiscales…

¿Más comparaciones? La compensación equivale a solo el 4% de la DEMANDA YA IMPUESTA CONTRA EL PERÚ por Odebrecht y GyM sobre el proyecto del Gasoducto Sur (US$ 2500 millones); del mismo modo que si apelamos a lo resuelto en USA por el honorable juez Raymond Dearie (US$2600 millones).

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Alan García: la carta del adiós

Seguir leyendo

Opinión

Los culpables morales

Seguir leyendo

Opinión

Sin vuelta atrás

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo