toggle menu

Opinión


15 Septiembre, 2017.

El plan de atención de emergencias es lo más urgente

Más allá de la reconstrucción nacional

Lesly Shica

| Columnista invitada

En marzo de este año tuvimos un fuerte golpe de la naturaleza a consecuencia del Fenómeno El Niño Costero, que afectó especialmente a distintas zonas del norte y la costa del país, con pérdidas materiales, daños cuantiosos y, peor aún, muertes a consecuencia de la falta de planeamiento de acción ante ocurrencia de desastres.

Hoy estamos enfocados y preocupados en la gran reconstrucción nacional: cuánto presupuesto se invertirá, quiénes serán los beneficiados, cuál es el plan de reubicación, el material de los módulos temporales, bonos de supervivencia, etcétera. Pero mientras todo esto ocurre no queda claro el panorama de las fortalezas y virtudes de instituciones que por ley tienen la obligación de atender estas situaciones.

Si bien es cierto que contamos con un Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SINAGERD) —creado en el año 2011 (posterior al terremoto de Pisco)—, este solo cumple un rol de identificador y reductor de riesgos mientras que el INDECI se encarga de implementar las estrategias conducentes. Y el sistema no está funcionando: se necesita capacitar a los funcionarios públicos, utilizar eficientemente el presupuesto de los gobiernos locales y regionales en fomentar esta tarea y, sobre todo, elaborar un planeamiento que especifique cuáles son los pasos a seguir inmediatos al desastre. Muchas consecuencias podrían reducirse.

Bien con la reconstrucción: todos la pedimos, da trabajo y genera oportunidades. Es necesario, sin embargo, ser más conscientes de que nuestro país se encuentra en una zona climáticamente sensible y de que se requiere urgentemente de un lineamiento o protocolo real. ¿Cuál es la línea de acción que debemos adoptar y cuáles son las competencias e injerencias de cada institución?


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,