Connect with us

Opinión

El PBI distorsiona y confunde: aquí un ejemplo

Publicado

el

Seis por ciento del PBI, que fue lo prometió invertir Saavedra en Educación, son US$ 13 200 millones; vale decir, 43 560 millones de soles. En teoría, un 30% de un presupuesto de la República (que conlleva 75% de gastos corrientes y de servicio de la deuda). Para remate, ¡dicho monto equivale a más del 100% del impuesto a la renta!



Cotidianamente todos piensan que el PBI es de US$ 200 mil millones. Sin embargo, los cálculos oficiales –efectuados tanto por el INEI como por el BCRP– arrojan US$ 220 mil millones (es decir, un 10% más de lo que solía ser hace unos años). Ello nos parece un cálculo razonable.

Y la fórmula mas sencilla y común para ese cálculo es:

PBI= C+I+G+X–M

C es el valor total del consumo nacional; I es la formación bruta del capital (comúnmente conocida como Inversión); G, el gasto público; X, el valor total de las exportaciones registradas por su pase por las aduanas; M, el valor total de las importaciones.

Téngase en cuenta que tanto X como M se valoran independientemente de su forma de pago. Vale decir, se registra el valor total al margen de entrada por las aduanas independientemente de si esas mercancías de consumo, insumos o bienes de capital han sido pagadas vía adelantos en cuenta al contado o a plazos.

Solo voy a enfocarme en una muletilla que, a mi juicio, hace que la utilización del PBI como referencia no sea la adecuada, al tener elementos de producción y de consumo que no necesariamente se condicen con la salida actual del presupuesto público, que se refiere a caja, a numerario.

Así, en el Foro Mundial de Educación realizado en 2015 en Corea del Sur, el exministro Saavedra expresó su compromiso de invertir un mínimo de 6% dePBI) en la mejora de la calidad educativa.

Vayamos ahora a la cruel realidad.

Seis por ciento del PBI son US$ 13 200 millones; vale decir, 43 560 millones de soles. En teoría, un 30% de un presupuesto de la República, que conlleva un 75% de gastos corrientes y de servicio de la deuda (y subrayemos que el año pasado no se ha podido gastar). Para remate, dicho monto equivale a tomar algo más del 100% del impuesto a la renta, pues este apenas fue de 42 mil millones de soles en 2018.

En consecuencia, al margen de los problemas de gerencia y gastos presupuestados y devueltos al erario público –a no ser que se aumente inmensamente la recaudación– comparar el 6% de deseo con un PBI cuyos componentes no son necesariamente caja es un error que se arrastra de años y que el mismo creador del PBI, Simón Kuznets, ha denunciado varias veces en su país como inapropiado.

La inversión y priorización del gasto en Educación y en otros sectores claves de la economía tienen que estar relacionadas con la recaudación, los ahorros públicos –si los hay–, un nuevo endeudamiento o, si se quiere, el fomento de la inversión privada. Pero no con el PBI. Ese es un error garrafal.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La cruzada “anticorrupción”, las empresas culpables, el acuerdo y la debacle económica

Seguir leyendo

Opinión

El gran intérprete

Seguir leyendo

Opinión

Economía peruana: debilitamiento estructural

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo