Connect with us

Opinión

El negocio de los conferencistas internacionales

Publicado

el

Entre los expositores más atractivos del mundo están los Clinton. Bill cobra 500 mil dólares, pero te hace soñar, y Hillary a cambio de 250 mil dólares te devuelve los pies en tierra con su frialdad.



Son escasos los peruanos con talento, experiencia y capacidad de palabra que puedan generar un interés público como conferencistas de élite (de aquellos que reciben 50 mil dólares o más por una o dos horas de presentación frente a un público selecto y motivado). Alan García Pérez no es, por cierto, el único compatriota en este rubro: en España el escritor Mario Vargas Llosa –ennoviado hoy con la bellísima Isabel Preysler– es considerado uno de los conferencistas más buscados y mejor pagados junto al expresidente de gobierno español José María Aznar, quien cobra alrededor de 90 mil euros por presentación.

Pero la profesión de conferencista no distingue razas ni credos políticos. Los caviares también cobran. ¿Ejemplos? El audaz expresidente socialista del gobierno español Jose Luis Rodríguez Zapatero, que se llevó 35 mil euros por hablar del Brexit según confirma la agencia London Speaker Bureau, y el histórico Felipe González –quien, además, trabaja para el mexicano Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del planeta. La excepción es el moradito Pablo Iglesias, quien se conformó con recibir dineros de Maduro en un paraíso fiscal y, al parecer, ¡ni siquiera tuvo que preparar la charla para los fieles generales de la revolución chavista!

Y entre los conferencistas más atractivos del mundo están los Clinton. Bill cobra 500 mil dólares, pero te hace soñar, y Hillary a cambio de 250 mil dólares te devuelve los pies en tierra con su frialdad. Así fue que ella cobró dos veces a un famoso banco de inversiones antes de la campaña electoral yanqui del 2016. Otro gran inspirador es por supuesto, Barack Obama, que por 30 minutos en Milán cobró medio millón, mientras que el ex primer ministro británico Tony Blair también exporta sus capacidades oratorias a una industria sedienta no solo de conocimiento sino de la visión a futuro que tienen estos importantes y experimentados líderes.

¿Se imaginan ahora la cara de Barack Obama o las de los españoles Zapatero y Aznar ante la noticia de que en el Perú la barbarie política y la sed de venganza ataca también a sus exclusivos servicios profesionales como expresidentes democráticos?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La metamorfosis o bipolaridad política del embajador Almagro

Seguir leyendo

Opinión

‘La tía bacán’ y otra vejación a la ciudad

Seguir leyendo

Opinión

Prensa y difamación: los testigos del documental de Al Jazeera

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo