toggle menu

Opinión


13 Mayo, 2018.

El juego por la mesa

Le guste o no, Fuerza Popular tendrá que dialogar de una buena vez con otros grupos políticos si es que pretende continuar al mando del Parlamento. 

Aaron Salomón

| Periodista

Los grupos parlamentarios opositores a la bancada de Fuerza Popular han iniciado una cruzada para arrebatarle al fujimorismo la presidencia de la Mesa Directiva del Parlamento. Es su oportunidad: tras la dimisión de los ‘avengers’ han quedado 59 naranjas que no son suficientes (no llegan a los 66 votos) para que FP se mantenga en tan deseada posición.

Ante esta situación, el –aún– grupo mayoritario del Congreso necesariamente (le guste o no) tendrá que dialogar con otras fuerzas políticas para conseguir respaldo. Ya el congresista Mario Mantilla dio muestras de esa necesidad de apoyo al sostener infructuosamente que algunos kenjistas podrían volver como hijos pródigos y tendrían que ser aceptados. Todo suma en el juego por la mesa. La posición del fujimorismo es clara: pelearán por continuar al mando del Legislativo. Así lo confirmó a Político.pe Luis Galarreta: “Nosotros como partido vamos seguir tentando la presidencia del Congreso; es lo que corresponde a cualquier partido político. Vamos a insistir en mantener la presidencia de la Mesa Directiva”.

No hay alternancia que valga cuando en tienda naranja, según me cuentan, ya preparan a Daniel Salaverry para que suceda a Galarreta.

Mientras tanto, los otros grupos parlamentarios –de acuerdo a lo anunciado por el aprista Mauricio Mulder– iniciarán conversaciones para conformar lo antes posible una lista paralela. El reloj juega a su favor: aún quedan dos meses para iniciar la nueva legislatura. Como es lógico, el fujimorismo ha reaccionado ofuscado ante la mínima posibilidad de soltar las riendas del Parlamento. Los voceros Héctor Becerril y Milagros Salazar han dicho al Diario Exitosa que consideran “apresurado” que este tema se traiga a colación, a la vez que arguyen que las críticas hacia su gestión también recaen en el Apra y Alianza Para el Progreso, dado que estas bancadas los han acompañado (hasta ahora) en dos mesas directivas consecutivas.

Pero más allá de las quejas, reitero, Fuerza Popular de una buena vez tiene que empezar a DIALOGAR. Aquí hay intereses políticos de por medio: estar al frente del Congreso permite marcar la agenda y definir qué propuestas serán sometidas a votación en el pleno. Así que habiendo tanto en juego, Becerril y Salazar están equivocados al sostener que hay un apresuramiento. El tiempo es oro.

– El Ejecutivo “papá” ha subido el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) de las bebidas azucaradas, alcohol, tabaco y combustibles alegando que son perjudiciales para nuestra salud. No nos dejemos engañar por esta falaz preocupación: lo único que se busca es conseguir recaudación. Tremendo error, puesto que estas alzas no hacen más que incentivar el mercado negro.


Etiquetas: , , , , , , , , ,