Connect with us

Opinión

El JNE y la esencia de la democracia

Publicado

el

La institucionalidad peruana ha sido golpeada hasta convertirse en una broma para el resto del mundo.



Uno de los factores más importantes de la democracia es la opción que tiene el pueblo para elegir. Sin embargo, la vulgaridad de nuestras instituciones electorales en complicidad de la sociedad ha hecho que, como menciona un artículo en The Economist, “una pequeñez legalista ponga más valor en una regulación secundaria que al derecho constitucional de poder postular a un cargo y el derecho de las personas a escoger a la persona que desean: la esencia de la democracia”.

El JEE nos ha dicho hoy que dos candidatos se tienen que ir de la carrera electoral.

Fernando Tuesta Soldevilla, exjefe de la ONPE, menciona en sus artículos que ningún partido cumple las leyes, todos las violan (como las relativas a financiamiento y a la propia inscripción). Por otro lado, sostiene que “mientras que en el pasado los organismos electorales han hecho lo que pueden […] muchos partidos crean eventos ficticios, no reportan todos los gastos y contratan a un buen contador que cuadre todo”, entre otros.

Lo que se hacía antes era trabajar con los partidos para ayudarlos a subsanar sus fallas. Sin embargo, en el JNE hoy toman la ley al pie de la letra lo cual está bien aunque no llegó a comunicarse a todos los candidatos que las reglas reales cambiaron y tampoco ha quedado claro que se trate a todos los candidatos de la misma manera. Si a esto se añade una posible presión política, los jurados están contaminados, no aptos para cumplir su rol y, por ende, no hay garantías suficientes en las elecciones presidenciales del Perú.

En las próximas horas veremos la reacción de los partidos y luego a periódicos e informes extranjeros burlándose nuevamente de lo que está pasando en el Perú. Y no es culpa de los dos jurados solamente: la prensa peruana ha tomado parte en la discusión partidaria en vez de informarla, por lo que ha perdido objetividad y con ello credibilidad.

Los partidos políticos tradicionales entienden que es su oportunidad para avanzar en las encuestas y no defienden la institucionalidad del juego. El gobierno no tiene la fortaleza moral para realmente garantizar la gestión objetiva de las instituciones. Los empresarios, para variar, no se quieren quemar… pero no entienden que no es por un partido, sino por la institucionalidad.

Los académicos no tienen la suficiente voz en el Perú para poder equilibrar la conversación. Los opinólogos nos corremos de la conversación profunda.

Es claro que la justicia, no las leyes, en el Perú no se aplican de igual forma para todos. Este es el país que hemos construido. Independientemente de lo que venga, da gusto que el tiempo sea imparable y que no se le pueda coimear a la vejez. Por eso, espero con ansias y expectativa el cambio generacional del país.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Bachelet denunciará al tirano?

Seguir leyendo

Opinión

Bonos soberanos: el pez por la boca muere

Seguir leyendo

Opinión

Putin ofende al Grupo de Lima

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo