Connect with us

Opinión

El género de las percepciones distorsionadas

Publicado

el

¿Por qué los medios de comunicación inciden mayoritariamente en generar en la opinión pública la percepción de que los feminicidios están entre los primeros problemas del país si las estadísticas oficiales no acompañan tal hecho?



El Comercio toma en su editorial una posición ideológica sobre el tema de “género” a raíz de un proyecto de ley que, según el diario de La Rifa, “tiene como fin excluir del ordenamiento jurídico y de las políticas públicas del Estado todo término relacionado a lo que ellos llaman ‘ideología de género'”. “El temor de la palabra” se titula el editorial de marras.

El punto es que la palabra “género” en POLÍTICAS DE ESTADO abre la puerta a obligaciones normativas internacionales aplicables a las normas nacionales. Y no todos estamos de acuerdo con las implicancias dogmáticas y filosóficas del concepto “género” como para que lo veamos legitimado por la ley. ¿Qué cosa es el género no binario, por ejemplo? ¿Y el agénero? ¿Y el bigénero y el trigénero? ¿O el género fluido y el pangénero? ¿Cómo afecta el uso de la palabra “género” en las políticas de Estado el reconocimiento legal de estos conceptos por demás controvertidos? ¿Son estos pura ideología o tienen un correlato con la realidad?

En el Perú, la “violencia de género” se ha asimilado principalmente a los feminicidios. Durante todo el año 2017 las muertes dolosas de mujeres a manos de sus parejas o exparejas ocuparon las primeras planas y los headlines de todos los medios de comunicación. Vimos desfilar con horror a mujeres quemadas, acuchilladas y estranguladas día tras día y todos estuvimos de acuerdo en que se trataba de una epidemia nacional a la que debía ponerse fin sin dilaciones. Se asoció entonces la solución a la implementación en la currícula escolar del “enfoque de género” que, según el ministro de Educación, serviría para remediar esta intolerable situación cuyo epítome son los feminicidios.

Sin embargo, esta semana el jefe del INEI dio a conocer el Sistema Integrado de Estadísticas de la Criminalidad y Seguridad Ciudadana que trae varias sorpresas de las que se pueden extraer valiosas conclusiones.

En el 2017 se produjeron 2487 muertes por delitos dolosos. 1347 de esas muertes fueron homicidios calificados (54.2%), mientras que 1140 correspondieron a otros homicidios dolosos (48.8%).

De ese universo de muertes, los feminicidios correspondieron a 131 decesos, es decir, 5.3% de los casos. Así también, 88.8% de los muertos fueron hombres y 16.2% mujeres (no necesariamente feminicidios). Los celos corresponden al 5.3% de las motivaciones mientras que la violencia familiar al 3.3%. Como marco referencial, la población femenina en el Perú al 2017 fue de 15´886,953 habitantes.

La primera conclusión que se me pasa por la cabeza es que la cobertura mediática de los feminicidios es inversamente proporcional a la estadística del INEI. La segunda es que las motivaciones de celos y violencia familiar como las principales causas de muerte violenta de mujeres según la cobertura mediática y los expertos (pertenencia de la mujer como propiedad del hombre y subordinación de la mujer en la relación conyugal o de pareja) tampoco se condice en proporción con la implementación de una política de Estado de “igualdad de género” como instrumento universal para remediarlos (los celos son básicamente una patología mental que no se soluciona con la educación sino con un tratamiento psiquiátrico, por ejemplo).

La pregunta es: ¿por qué entonces los medios de comunicación inciden mayoritariamente en generar la percepción en la opinión pública de que los feminicidios están entre los primeros problemas del país si las estadísticas oficiales no acompañan tal hecho? ¿Raiting por el morbo de una situación penosa y sublevante? ¿Agenda política o ideológica?

Que el público saque sus propias conclusiones. Por mi parte, cuando los feminicidios eran el primer tema de la agenda pública en el 2017, y ante la indolencia y falta de compromiso de los operadores de justicia, propuse en este mismo espacio la implementación de tribunales y fiscales excepcionales para estos casos tal cual se hizo con los tribunales sin rostro con el terrorismo en la década de los 90 del siglo pasado. Las mujeres fueron las primeras en oponerse, tildándome de totalitario, fascista y fujimorista. Todas, de más está decir, objeciones políticas e ideológicas.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

#ENTREVISTA a Galarreta: “Si en el Gobierno de Vizcarra se ha suicidado García, y Keiko y PPK están en prisión preventiva, uno se pregunta si es algo ideológico”

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de abril: partida impactante

Seguir leyendo

Opinión

Alan García: la carta del adiós

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo