Connect with us

Opinión

El caramelo lento de la ideología de género

Publicado

el

La supervisión de una enseñanza apropiada de la sexualidad a los hijos menores es tarea natural y exclusiva de los padres. Una vez adultos, cada uno decidirá su propio destino.



La Corte Suprema acaba de declarar infundada la demanda de acción popular presentada por el colectivo ‘Padres En Acción’ contra el Currículo Nacional de Educación Básica del Ministerio de Educación para revertir la inclusión del “enfoque de género”. En respuesta, dicho colectivo ha convocado a un paro nacional.

El tema de la ideología de género es uno más de los puntos de la agenda nacional que el gobierno y la caviarada quieren imponer sí o sí: no les importa la opinión de la ciudadanía. Y lo cierto es que la mayoría está en contra de cualquier currículo que signifique impartir contenidos a nuestros niños sobre sexualidad y roles sin consulta previa a los padres de familia.

El principio de todo ello es que no hay amor más incondicional que el de los padres. Por naturaleza, una madre o un padre no quiere que sus hijos sufran la más mínima ofensa; por eso tienen el deber y ejercen su derecho a prepararlos para mantenerse alertas y que puedan defenderse.

Ahora resulta, sin embargo, que el currículo impregnado de la ideología de género va contra de eso: prepara, o mejor dicho, no prepara al niño(a) para defenderse sino que, por el contrario, le da a entender que las normas de convivencia son relativas.

En un contexto, por citar un ejemplo, en el que innumerables mujeres denuncian acoso sexual (y está bien que así sea, porque todo abuso sexual y físico debe ser denunciado), ¿no es acaso peor que el acoso “desarmar” a nuestros niños de su defensa natural contra cualquier eventual violador? El acosador usa toda las armas para atraer y engañar a los niños: bueno, eso es lo que hace también la ideología de género. Es un caramelo en cámara lenta, un lavado cerebral durante la edad más vulnerable del ser humano.

Entre las funciones del Estado no está meterse en la vida privada de los ciudadanos. La religión y la supervisión de una enseñanza apropiada de la sexualidad a los hijos menores es tarea natural y exclusiva de los padres. Una vez adultos, cada uno decidirá su propio destino.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Alan García: la carta del adiós

Seguir leyendo

Opinión

Los culpables morales

Seguir leyendo

Opinión

Sin vuelta atrás

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo