Connect with us

Opinión

Dos apuntes sobre Graña y Montero

Publicado

el

¿Acaso a Barata debemos creerle unas cosas sí y otras, no?



La asociación entre Odebrecht y la gigante Graña y Montero a modo de consorcio para ejecutar diversos megaproyectos públicos es información pública desde hace mucho. Sin embargo, en las últimas semanas y con mayor razón desde el viernes a raíz de las declaraciones de Jorge Barata, el tema viene siendo escrutado con mayor frecuencia por la opinión pública.

En tal, sentido, conviene hacer dos sencillos apuntes:

1. ¿Regresó el doble criterio? La constructora emitió un comunicado el día viernes desmintiendo las declaraciones de Barata, por lo que acá vale la preguntarse lo siguiente: ¿Al señor Barata le deberíamos creer algunas cosas sí y otras no? ¿Cómo es posible que hayan tiendas políticas y sectores de la prensa que digan que un  ministro sí o sí tiene que estar enterado de compras truchas de computadoras pero un presidente o empresarios no tienen nada que ver con maniobras sucias de sus socios? ¿A Barata le otorgaremos credibilidad selectiva?

2. Pésimos gestos empresariales. La empresa ha sido cuestionada en más de una ocasión y se ha dedicado a desmentir en repetidas ocasiones cualquier vínculo con las coimas.  Determinarlo solo le corresponde al Poder Judicial, pero la verdad es que gestos de control de daños claros no han tenido. ¿Por qué no anunciar una investigación interna en la que cualquier ejecutivo relacionado a la corrupción será expulsado?

La negativa a asistir a la nueva citación de parte de José Graña Miró Quesada no le suma en NADA a la imagen de la empresa. Este hecho podría generar dos percepciones negativas a la opinión pública: i) negarse a ir es porque se oculta algo; ii) ¿se siente por encima del Congreso de la República que finalmente, nos guste o no, representa al pueblo?

En un país como el nuestro es importante la sensibilidad social a la hora de tomar decisiones que implican actores políticos y opinión pública. En mi humilde opinión, el señor Graña debería haber priorizado por sobre otros compromisos la citación a la comisión que preside el Congresista Albrecht por el simple hecho de ponerse a disposición de colaborar e incentivar la transparencia.

El tema es excesivamente delicado por los activos, contratos, cantidad de empleados y demás factores que tiene GyM en el país. Sería muy lamentable que una empresa que durante años fue símbolo del sector construcción nacional se vea tristemente implicada en escándalos de corrupción.

Nos toca esperar a que conclusión llega la justicia peruana.

P.S.: Artículo publicado antes de la renuncia de la plana mayor al directorio de Graña y Montero.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Bonos soberanos: el pez por la boca muere

Seguir leyendo

Opinión

Putin ofende al Grupo de Lima

Seguir leyendo

Opinión

M en calzones de seda

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo