toggle menu

Opinión


16 Noviembre, 2018.

Domingo Pérez, en pared con IDL (para variar), va a la caza de Alan García

A diferencia de Keiko Fujimori, el líder aprista ha reaccionado acusando que cierta prensa no habla de los pecados de su jefe José Graña, allanándose al pedido de impedimento de salida del país y declarándose víctima de persecución política.

Aaron Salomón

| Periodista

Si para todos nuestros pesares no hubo estrategia colectiva en el encuentro futbolístico en que la bicolor cayó de local con su similar de Ecuador, horas antes sí que fuimos testigos de un juego en pared (casi del nivel del Barcelona) que dejó en jaque a otro importante representante de la oposición: Alan García Pérez. Sucede que mientras al líder aprista le comunicaban este jueves que su interrogatorio frente al fiscal José Domingo Pérez por las supuestas coimas pagadas por Odebrecht a cambio del Metro de Lima había sido suspendido, IDL-Reporteros difundía que el exmandatario habría recibido 100 mil dólares de parte de la corrupta constructora por una conferencia ofrecida en el año 2012 en Sao Paulo.

Es precisamente por esta revelación periodística que el fiscal Pérez decidió ampliar la investigación por colusión agravada y lavado de activos contra García e, incluso, solicitó su impedimento de salida del país por 18 meses que será visto este sábado. En pocas palabras: el díscolo representante del Ministerio Público busca que su cacería de brujas tenga el aval de la calle –azuzada, vale decir, por la filtración de la ONG caviar– para darle visos de legitimidad. Hablamos aquí de un cometido nada complicado porque ¿quién no quiere ver preso a Alan García luego de que el cartel mediático denunciara que, pese a no haber hallado pruebas contundentes, el “fujiaprismo” blindó al exmandatario y no lo incluyó en el informe de la Comisión Lava Jato?

Pero lo que no contempla Domingo Pérez es que, en definitiva, Alan García no es una presa fácil y es mucho más astuto que Keiko Fujimori, quien fuera enjaulada preventivamente a pesar de que tenía todos los arraigos habidos y por haber. Ya el aprista se adelantó y acusó en televisión nacional a cierta prensa de callar sobre los pecados de su jefe José Graña Miró Quesada (embarradísimo por los sobornos de Odebrecht por la Carretera Interoceánica) y, a su vez, envió un oficio a Pérez en el que le informó que se allana absolutamente al pedido de impedimento de salida del país.

“No me afecta la restricción de salida y declaro que me allano y que la acepto”, declaró García Pérez afuera de su vivienda de Miraflores para luego arremeter: “Yo creo que se está haciendo, en efecto, persecución política”.

Conversando con un reconocido colega periodista de un conocido semanario nos preguntábamos si la revelación de IDL era lo suficientemente contundente como para encarcelar a Alan García y ambos coincidimos en que no: no podemos asegurar que el expresidente sabía que el monto que le pagaron provenía de la Caja 2 de Odebrecht (¿acaso lo sabía IPYS?) y no se trata de una precoima o coima porque en el 2012 el aprista estaba fuera del gobierno. No obstante, en todo esto sí hay una “pepa” que no podríamos desdeñar: José Domingo Pérez va a la caza de Alan García.

Otrosí digo: ¿Por qué el “leal” jefe de la unidad investigación de Perú21 publica en Twitter que hay un pedido de prisión en contra de García (cuando lo que hay es una solicitud de impedimento de salida)? ¿Error de dedo o habló su subconsciente que, para congraciarse con sus jefes, quiere ver enrejada a toda la oposición?


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,