toggle menu

Opinión


12 Marzo, 2018.

¿Día de la Mujer? ¡Aquí ni enterados!

Mientras el mundo se conmociona en la búsqueda de la igualdad de los derechos de las mujeres, en defensa de su integridad, en el Perú seguimos girando sobre el mismo eje.

Mientras el mundo se levanta y conmociona en la búsqueda de la igualdad de los derechos de las mujeres, en defensa de su integridad, en distinguir que no se trata de una guerra de sexos sino un tema de personas… en el Perú seguimos girando sobre el mismo eje, paralizados, desgastados y sin norte. El único asunto que enciende a los peruanos es la vacancia o renuncia presidencial, con el juego de poderes entre Ejecutivo y Legislativo.

Perdón, pero inspiramos lástima. El Día Internacional de la Mujer no es una celebración, ni siquiera la conmemoración del evento histórico que lo gestó. Se trata de un día de reflexión sobre los avances logrados, un espacio para forzar la posibilidad de mayores y nuevas medidas: para incluir protagonistas, hacer alianzas sociales. Sin embargo, en el Perú se trató de una jornada casi desperdiciada. Somos el tercer país con mayor violencia de género y doméstica pero, salvo las valiosas movilizaciones de #TodasXJusticia, este 8 de marzo no pasó nada más.

A más inri, los líderes no pudieron hacer un alto en sus atribulados quehaceres para prestar VERDADERA atención a este inmenso problema que nos agobia desde siempre y que está en alarmante aumento. ¡No, no pudieron! Más importantes son los insolentes dimes y diretes de los congresistas o algún llantito ministerial. Eso es lo que vende, lo que da rating, son el “Esto es Guerra” o el “Combate” de la política, triste reflejo de la pobreza moral e intelectual en la que está sumida nuestro país.

Algunos comentarios de otros mundos:

1- Los países europeos no son un ejemplo de igualdad, todo lo contrario. La desdichada brecha salarial sigue siendo alta: Alemania (21%), Francia (25%), España (14%) y Reino Unido (18%), aunque en este último país las compañías con más de 250 empleados tienen el deber de colgar las remuneraciones de todos sus empleados en su página web, obligación que pronto será extensiva a compañías de menores dimensiones.

Francia seguirá el ejemplo a partir del 2019. Es una alianza con la poderosa arma de la vergüenza pública: se busca la absoluta transparencia para que exista un control erga omnes y se prevenga la violación de la ley. Existen cuotas de participación femenina en los directorios de las empresas que cotizan públicamente, pero aquellas que lo encuentran aberrante y no quieren cumplir han preferido deslistarse a tener que incorporar mujeres. Tomaron la ruta fácil… de la infamia.

2- Suecia, Dinamarca, Finlandia, Noruega son los países mas igualitarios de la Unión Europea. Existen muy pocas brechas salariales o de derechos parentales en caso de maternidad, así como de participación política; sin embargo, no logran acabar con la violencia de género y, lo más trágico, no tienen certeza de sus causas. Se manejan varias premisas: alto consumo de alcohol que desata rabia incontrolable, mayor empoderamiento de la mujer en un mundo rígido y machista, gran cantidad de denuncias por su capacidad de distinguir cuando se está expuesta a una agresión de violencia… todas causas válidas y posibles cuya certeza es muy complicado determinar.

Además, está la violencia emocional (la denominada” mansplaining”) que consiste en la explicación condescendiente del hombre a la mujer sobre temas que ella domina, simplemente para minimizarla o bajarle la autoestima. Es el típico mecanismo de defensa del hombre que es incapaz de reconocer sus limitaciones y que se siente disminuido ante una mujer preparada.

En Latinoamérica es cosa de todos los días, y aún no se toma como un indicador de violencia sicológica o emocional.  Es una suerte de “machismo popular” que creemos inofensivo y que erróneamente solemos disculpar hasta que la chispa se vuelve fuego descontrolado. Deberíamos erradicarlo de raíz, sin contemplaciones.

3- Emmanuel Macron es un presidente querido y popular, y  ha hecho de la lucha contra las disparidades entre hombres y mujeres, los abusos sexuales y la violencia de género la “gran causa” de su mandato. En el marco del Día Internacional de la Mujer ha implementado cincuenta medidas destinadas principalmente a fortalecer leyes de igualdad salarial que existen desde 1972 y potenciar el sistema de inspecciones laborales, con el fin de que se cumplan bajo amenaza de altísimas multas.

4- En Inglaterra, la primera ministra  Theresa May ha ofrecido una reforma contra la ley de violencia doméstica que incluirá el supuesto de asfixia económica. Es que no todos los abusos son físicos. ¡Cuántas mujeres siguen al lado del agresor simplemente para sobrevivir! El chantaje económico es muy grave: impedir el acceso a las cuentas bancarias, negar alimentación, vestido o alcance a planes de salud son varios ejemplos. El maltrato tiene mil caras, cada cual peor que la otra.

5- USA es el único país de la OCDE cuyas leyes laborales son tan abiertas y flexibles que no obligan a conceder descanso por maternidad. Pero parece que el tema está en revisión. Por otra parte, el machismo y dizque misoginia del presidente Trump ha determinado una mayor presencia de candidatas mujeres para las elecciones legislativas de noviembre.

6- ¿Y en el Perú, con un ministerio dedicado especialmente a la mujer, acaso ocurrió algo significativo el pasado 8 de marzo? No que recuerde.

 


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,