Connect with us

Opinión

Desesperado

Publicado

el

El presidente llega al paroxismo cuando se muestra indignado por la integridad psicológica de "nuestros niños", a causa del burdel informativo del "enfoque de género" en los textos escolares... ¡PRODUCIDOS EN SU GESTIÓN! 



El inesperado mensaje a la nación de ayer por la noche del presidente de la república puede resumirse en una palabra: desesperación. Las cosas no marchan y Martín Vizcarra está a punto de perder el único respaldo político que lo mantiene en Palacio y que era el mismo que perdió PPK: la opinión pública.

Sin partido y sin bancada con votos en el Congreso para decidir nada, su suerte está en manos de la gente de a pie. Las últimas encuestas desde enero del 2019 dan cuenta de un descalabro sostenido que, de seguir su curso, ya no podrá ser maquillado por los opinólogos de la prensa ayayera que hasta hoy se las han arreglado para decir que “no es tan grave” porque aún conserva un crédito elevado de aprobación superior al de otros mandatarios comparando sus periodos.

Lo cierto es que la tendencia es ahora ineludible y como los desaciertos de su gestión continúan sin solucionar los problemas reales de la gente, Vizcarra ha decidido jugarse el todo por el todo y salir a hacer lo que mejor sabe: demagogia.

Ayer se hizo la víctima. Dice que lo atacan porque está realizando cambios que pisan callos, mientras vuelve a poner sobre la palestra las famosas reformas y le achaca al Congreso que estas anden durmiendo en comisiones el sueño de los justos. Quiere repetir el guión que le dio popularidad en su momento, sin darse cuenta de que el público ha cambiado y hoy quiere ver otra cosa que él no puede mostrar.

A la película ya conocida de las reformas le suma la de la anticorrupción. Pretende subirse al carro de la molestia ciudadana que ha causado la libertad provisional de César Hinostroza en España e intervenir como presidente en las decisiones de un poder del estado de otro país. Pero lo que no dice –y él bien lo sabe– es que si Hinostroza está libre es por responsabilidad exclusiva de él como presidente de la república. Porque fue Vizcarra a través de su INJERENCIA POLÍTICA, sus mensajes a la nación, sus amenazas al fiscal de la Nación, a los jueces y al Congreso, amén de haber hecho un juicio anticipado de Hinostroza sentenciándolo desde Palacio de Gobierno como un delincuente que debería estar en la cárcel, lo que le ha abierto al exjuez supremo fugado la puerta de la libertad en España mientras espera el juicio de extradición.

¿Acaso Vizcarra y sus ayayeros de la prensa piensan que la justicia española se va a dejar intimidar por ellos? ¿Y que esa intimidación política y mediática es normal en la península? ¿O pretenden dar lecciones de periodismo, derechos humanos, derecho penal y estado de Derecho a España?

Pero el presidente llega al paroxismo cuando se muestra indignado por la integridad psicológica de “nuestros niños” a causa del burdel informativo del “enfoque de género” en los textos escolares… ¡PRODUCIDOS EN SU GESTIÓN! Y si está tan indignado, ¿por qué hace suyo ese “enfoque” en la educación? ¿Por qué lo hace suyo en las reformas políticas propuestas por el Ejecutivo sobre “alternancia de género” (en mérito a sexo) en las listas congresales? Su indignación no es, pues, real: es una patraña porque sabe que la opinión pública está indignada y no le queda otra que subirse a ese carro.

Creo que nada de lo que diga desde ahora en adelante el presidente podrá revertir su divorcio de la población. Esta ya tomó nota de que la pose no soluciona sus problemas y de que el mandatario no es sincero ni con su indignación ni con su solidaridad, que están en función de sus propios intereses y no con los de la gente.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Alan García: la carta del adiós

Seguir leyendo

Opinión

Los culpables morales

Seguir leyendo

Opinión

Sin vuelta atrás

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo