toggle menu

Opinión


25 Abril, 2018.

Desagradecidos

La cuestionable versión de un rehén japonés, muy próximo ideológicamente a los terroristas, ocasionó una injusta persecución judicial y mediática a todos los héroes del operativo Chavín de Huántar.

Invitado

| Columnista invitado

A veintiún años de la operación Chavín de Huántar podemos afirmar, aún lamentando las bajas de los heroicos coronel Valer, del capitán Jiménez y del magistrado supremo Giusti, que fue exitosa de principio a fin. Pero fue la cuestionable versión de un rehén japonés –muy próximo ideológicamente a los terroristas–, a quien se le ocurrió manchar varios años después el impecable rescate, la que ocasionó una injusta persecución judicial y mediática a todos los involucrados en el heroico acto.

Se trató de pura miseria humana por parte de un ser desagradecido que, por supuesto, tuvo el correspondiente eco en las organizaciones de derechos humanos defensores de terroristas y en los enemigos de Fujimori, que así encontraron un pretexto más para enlodar la operación. Por cierto, esas presuntas ejecuciones extrajudiciales jamás pudieron ser probadas.

Hay que recordar que los terroristas del MRTA estaban armados hasta los dientes y dispuestos a morir por su demencial causa: a diario amedrentaban a los rehenes con matarlos y no dudaron en abrir fuego contra los comandos apenas estos entraron a la embajada, que además tenía cargas explosivas por todos lados. ¿Cómo este miserable sujeto pudo, luego de varios años, acordarse de un hecho (la supuesta ejecución extrajudicial de uno de los terroristas) y narrarlo con lujo de detalles y con una precisión quirúrgica, aun cuando el escenario era confuso y caótico en medio de gritos, balas y espeso humo? ¿Vio lo que nadie más vio? ¿Extraño, no?

Y con su sola palabra se inició una implacable y sostenida campaña contra todos los que participaron en esta gesta. Campaña que hasta la fecha les ha costado a los comandos no gozar de la merecida paz y tranquilidad que debieron (y deben) tener como héroes que son.

Como cada año, toca a todos los peruanos de bien reconocer y agradecer… y no dejarnos engañar por gente interesada. ¡Honor y gloria a los comandos Chavín de Huántar!


Etiquetas: , , , , , , , , , ,