toggle menu

Opinión


5 Junio, 2018.

Congreso: ¡demasiados pendientes y nadie quiere ponerle el cascabel al gato!

"El político más efectivo es aquel que puede excitar las emociones de la gente que lo sigue, mientras gobierna estrictamente con una razón dura y fría en la cabeza. Pero esto es una tarea normal que los humanos no pueden hacer porque son vanos". Max Weber

El nivel de aprobación del Congreso está es una incontenible caída: se le cuestiona absolutamente todo, tanto compras como contrataciones y asesorías. Nuestro estado de intolerancia hacía los padres de la patria ha cruzado todos los limites imaginables; son percibidos como improductivos, charlatanes y distantes de la realidad. El país clama por gestión, pero todos parecen ciegos y sordos.

Hay quienes la califican como la peor composición parlamentaria de los últimos veinte años; sin embargo, considero que las ha habido mucho peores. Recordemos a la Lavapiés, al Comepollo, al Robaluz o a Nancy Obregón, cuyo asesor fue detenido con 140 kilos de cocaína. Es lamentable pero no hay Congreso que nos produzca orgullo y del que se pueda decir que todos sus miembros son intachables. Y más increíble resulta que tratándose de solo 130 personas de entre más de 30 millones de peruanos –una ínfima representación– no logremos que sean de trayectoria prístina.

En cuanto a otros, simplemente no aportan nada, como Aldo Bardález (FP) o Casio Huaire (Perú Posible). ¿Usted se acuerda de ellos? Fueron parlamentarios dl 2011 al 2016.

Nos hemos vuelto muy intransigentes y no les perdonamos una, ya sean computadoras, televisores, frigobares o flores; al extremo que el congresista Lombardi ha pedido que se reduzca a solo un asesor y a una secretaria (imagino que a sabiendas de que no será aceptada su propuesta). Escuchamos el vocablo Congreso y lo primero que se nos viene a la mente es la palabra despilfarro o injusticia. Mientras que los recursos fiscales no alcanzan para sostener al país (con una evasión del IGV que supera los 23 mil millones, y un ISC que es la excusa perfecta para subir precios y para que los transportistas chantajeen y presionen a nuestro débil Gobierno, determinando la salida del ministro de Economía), los congresistas reciben su sueldo puntualmente –más todas las demás gollerías– con solo estirar la mano.

El Parlamento gasta –simplemente gasta– y alimenta telenovelas como el desafuero de Kenji Fujimori. Los proyectos legislativos relevantes como el control de la publicidad estatal o la supervisión urgente de las cooperativas siguen dando vueltas. No aterrizan.

Desde hace algunas semanas está en el candelero la alternancia en la presidencia de la Mesa Directiva. Sobre la base de que durante estos dos años el Congreso se ha desprestigiado muchísimo y de que Fuerza Popular ya no tiene la mayoría absoluta (y de que, supuestamente, carecería de legitimidad), voceros de diferentes bancadas sugieren que dé un paso al costado; vale decir, que les entregue en bandeja de plata el poder y el manejo del Parlamento.

Me queda clarísimo que en cualquier circunstancia es muy saludable que las diferentes agrupaciones políticas se turnen en el ejercicio del poder, pero hoy en que todos se han unido contra Fuerza Popular –una coalición de rechazo contra ellos–, la mayoría sería orate si suelta el control. ¿Qué ganarían? El Congreso está afectado por el “síndrome de la desconfianza”; el Ejecutivo por el síndrome de la debilidad y el Poder Judicial por el de la corrupción. No se salva ninguno y un cambio de la Mesa Directiva es pasar por agua tibia los problemas estructurales de este poder del Estado. ¡Hay demasiado por hacer pero nadie quiere ponerle el cascabel al gato!

Culmino citando una cruda verdad expuesta por Weber en su ensayo Politik als Beruf (“La política como vocación”):”La política está hecha con la cabeza, no con otras partes del cuerpo, ni con el alma. El político más efectivo es aquel que puede excitar las emociones de la gente que lo sigue, mientras gobierna estrictamente con una razón dura y fría en la cabeza. Pero esto es una tarea normal que los humanos no pueden hacer porque son vanos”.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,