Connect with us

Opinión

Cómplices interesados

Publicado

el

Kenji y su grupúsculo deben salir del Parlamento lo antes posible. Quienes hoy pretenden blindar el desafuero deberían recordar que "la historia no olvida y menos perdona".



Recuerdo que la mañana del pasado 20 de marzo en el Congreso me dijeron que no me aparte de la televisión porque en cualquier momento soltarían una bomba. “Cualquier denuncia tonta”, pensé. Jamás imaginé lo que estaba por venir. Aquel día la bancada naranja presentó por la tarde al país un conjunto de videos que demostraría que la política peruana –con todos sus vicios– es cíclica: las prácticas montesinistas habían vuelto.

El parlamentario Kenji Fujimori, el entonces engreído de la izquierda caviar, aparecía en el material audiovisual intentando comprar la consciencia del legislador Moisés Mamani para que rechace el segundo pedido de vacancia contra el exmandatario Pedro Pablo Kuczynski. Amparado en el respaldo de sus infantiles y poco honestos ‘avengers’, el menor de los Fujimori ofreció con total desfachatez OBRAS PÚBLICAS a cambio de la salvación –nuevamente– del artífice de la ilegal excarcelación de su padre expresidente. En ese momento, el hijo predilecto de Alberto Fujimori mereció -con justa razón- toda clase de vituperios. Su desafuero era inminente.

Sin embargo, en los últimos días el panorama ha cambiado radicalmente: varios parlamentarios –extremadamente legalistas (?)– han fustigado el informe del naranja César Segura que recomienda la destitución de Kenji Fujimori, Guillermo Bocángel y Bienvenido Ramírez por haber infringido una serie de artículos de la Carta Magna, principalmente –de acuerdo a lo que explicó Segura– el 38 (“todos los peruanos tienen el deber de honrar al Perú y de proteger los intereses nacionales, así como de respetar, cumplir y defender la Constitución y el ordenamiento jurídico de la Nación”).

Según las extrañas críticas de algunos pepekausas y apristas, el congresista de Fuerza Popular no ha podido especificar con claridad qué artículos habrían violado los disidentes fujimoristas (¡cómo si existiera algún artículo que hable sobre compra de votos!).

Aquí no hay casualidades y menos aún cuando en juego está la presidencia de la Mesa Directiva. Cada voto cuenta y a una eventual lista alterna evidentemente no le conviene que ingresen tres nuevos naranjas en reemplazo de los caritaturescos padres de la patria.

Pero hay que exigir que estos intereses de ninguna manera pueden estar por encima de una merecida sanción. Kenji y su grupúsculo deben salir del Parlamento lo antes posible. Así que todos aquellos congresistas que blindan el desafuero deberían recordar la máxima de que “la historia no olvida y menos perdona”.

Contradictoriamente a sus funciones, la comisión encargada de investigar los supuestos sobrecostos en la Carretera Interoceánica aprovechó un viaje de Renzo Reggiardo y, en el 2008, envió un oficio a la exministra Verónica Zavala para que amplíe el presupuesto de los tramos 2, 3, y 4 de dicho corredor vial. Margarita Sucari, Aurelio Pastor, Juvenal Silva y Juan Carlos Eguren deberían ser citados a la Comisión Lava Jato para que expliquen qué papel desempeñaron ante las constructoras brasileñas.

Opinión

#ENTREVISTA a Galarreta: “Si en el Gobierno de Vizcarra se ha suicidado García, y Keiko y PPK están en prisión preventiva, uno se pregunta si es algo ideológico”

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de abril: partida impactante

Seguir leyendo

Opinión

Alan García: la carta del adiós

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo