toggle menu

Opinión


8 Mayo, 2017.

Cinco momentos en los que deberías sentirte un real hipócrita

¿Cuándo lavas la bandera? ¿Cuándo?

1. Deberías sentirte un real hipócrita si lavaste la bandera cuando se descubrió la corrupción fujimorista y, luego de que Odebrecht y Madre Mía han evidenciado que quienes respaldaste en nombre de tu antifujimorismo también estaban manchados, ahora solo lloras para lavarte la cara que no tienes, te proclamas engañado(a) y, era de esperarse, no admites tu error.

2. Deberías sentirte un real hipócrita si endiosaste a Fernando Olivera porque utilizó el debate para darle una paliza a Alan García y hoy, cuando de Popy no se ven ni las luces porque bien involucrado que estaba en el escándalo de la Interoceánica, ni lo mencionas en los indignados discursos contra la corrupción que cada cierto tiempo publicas en tus redes sociales.

3. Deberías sentirte un real hipócrita si desde aquí te uniste a la moda de apoyar con entusiasmo el Acuerdo de Paz en Colombia y justificaste olvidar los crímenes de las FARC por la reconciliación, pero cuando se trata de Fujimori y de la posibilidad de su libertad —en nombre también de la “reconciliación”—  te indignas y la llamas “impunidad”.

4. Deberías sentirte un real hipócrita si condenas la “politización” del debate en el Congreso (¿acaso olvidaste de que tú también haces “política”?) pero cuando —aprovechando las facultades delegadas— te zurras en el debate y quieres hacerte el vivo metiendo por la puerta falsa una ley, gritas “¡homofobia!” politizando de la peor manera un tema tan delicado.

5. Deberías sentirte un real hipócrita si repites como letanía que “la bancada corrupta no deja trabajar al gobierno”, pero enmudeces en todos los idiomas cuando el ministro Vizcarra defiende una adenda lesiva como la de Chinchero, ¡y más bien te indignas porque la mayoría de bancadas lo interpela! 


Etiquetas: , , , , , , , , , ,