toggle menu

Opinión


21 Mayo, 2018.

¡Ciento veinte días para Foronda!

En la recientemente reestrenada Comisión de Ética la consigna es clara para la mayoría de parlamentarios: ¡Terrorismo nunca más!

Aaron Salomón

| Reportero

Como “terruquismo histérico” calificó la legisladora frenteamplista María Elena Foronda a la cachetada de justificados cuestionamientos que recibió por haber contratado a la emerretista Nancy Madrid, encargada de las inhumanas ‘cárceles del pueblo’, como su asistente personal. Incluso la parlamentaria izquierdista tuvo la desfachatez de aducir que su amiguísima terrorista merecía “reinsertarse a la sociedad” y que no había falta alguna en haberla introducido en el Palacio Legislativo (edificio que precisamente el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru tenía pensado explotar).

Y por si esto no fuera poco, Foronda recalcó que Madrid fue sentenciada a dieciocho años de cárcel por asociación con el MRTA mas no por ser parte de la cúpula emerretista y menos aún por haber estado encargada de las cloacas donde los empresarios secuestrados por el grupo terrorista desfallecían si no pagaban millonarias sumas para su liberación. Sin embargo, la periodista Karina Novoa del dominical Panorama dejó al descubierto la vil mentira de la congresista integrante de la bancada del excura Marco Arana. De acuerdo con la contundente sentencia, Nancy Madrid reconoció ser miembro del MRTA y la Fiscalía demostró que la terrorista alquiló una casa en el distrito de San Borja que serviría posteriormente como sede para los ya mencionados criminales centros de reclusión.

Muchas son las voces que correctamente exigen el desafuero de María Elena Foronda, pero esta posibilidad es rechazada de plano por dos reconocidos abogados constitucionalistas con los que he conversado. Los juristas coincidieron al asegurar que no habría cómo sustentar una denuncia constitucional en este caso.

Así, la pelota está en la recientemente reestrenada Comisión de Ética, ahora bajo la dirección de la legisladora pepekausa Janet Sánchez, y todo parece indicar que a su coleguita zurda le estaría por caer una más que merecida sanción de ciento veinte días sin goce de haber. Fuentes de dicho grupo de trabajo me han adelantado su pronto accionar.

“Es indignante; terrorismo nunca más”, sostiene la mayoría de parlamentarios (no se sabe qué hará Wilbert Rozas, aunque ya podemos imaginarnos). Esperemos que se siente un precedente para que ningún mal llamado padre de la patria se atreva a meter a un terrorista al Parlamento por contrabando.

Otrosí: El Congreso debe poner a debate inmediatamente (y aprobar lo antes posible) el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo que propone que la reparación civil sea imprescriptible por el delito de terrorismo.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,