toggle menu

Opinión


1 Marzo, 2018.

Cantó Barata: ¿y ahora qué hacemos?

¿Y si comenzamos a revisar y a analizar seriamente qué está pasando con nuestra clase dirigente y con nuestro sistema político?

Invitado

| Columnista invitado

Ok, finalmente cantó Barata. Confirmó lo que era un secreto a voces: que los usuales sospechosos han recibido dinero de Odebrecht para sus campañas políticas (y hasta proveyó montos exactos). Así, los expresidentes Alejandro Toledo (prófugo de la justicia), Alan García y Ollanta Humala (hoy en la cárcel con su esposa, Nadine Heredia), el actual presidente Pedro Pablo Kuczynski, la exalcaldesa de Lima Susana Villarán y la dos veces candidata presidencial Keiko Fujimori han sido los aludidos por el exhombre fuerte de la multinacional brasileña.

Unos habrían recibido los aportes directamente; otros, a través de terceros. Algunos de ellos han salido prontamente a desmentir estas entregas; otros, a intentar explicar cómo y en qué circunstancia recibieron el dinero. Y, como no podía ser de otra manera, también han salido algunos simpatizantes de los aludidos a interpretar a su antojo y conveniencia estas declaraciones.

Lo cierto y real es que el sistema político peruano imperante —con partidos débiles, clientelistas, sin financiamiento público y bajo reglas inadecuadas— está en crisis y ha tocado fondo. Queda claro que no había manera de ganar una elección sin campañas millonarias, siendo así imposible que poderosas empresas transnacionales ávidas de participar en política para beneficio propio no intervinieran repartiendo dinero a tirios y troyanos. Se compraban de esta manera todos los tickets de esa lotería que es una elección presidencial en el Perú.

¿Qué hacemos? ¿Los metemos a todos a la cárcel? ¿O mejor comenzamos a revisar y a analizar seriamente qué está pasando con nuestra clase dirigente y con nuestro sistema político? ¿Por qué hemos terminado en esta situación donde penosa y prácticamente no ha quedado títere sin cabeza? Todo ello, por supuesto, sin descuidar el seguimiento a los necesarios procesos judiciales para dilucidar las correspondientes responsabilidades penales de los involucrados.

Mientras tanto, este sigue siendo nuestro país y el de nuestros hijos. No tenemos otro.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,