Connect with us

Opinión

Becerril

Publicado

el

A algún émulo de los fiscales-estrellas se le ocurrió empezar una "investigación" de carácter "complejo" sobre la muerte del asesor de Becerril, una prueba más de la inquina o estupidización de algunos fiscales que deshonran el cargo.



Lo que los medios y las redes sociales cometieron contra el congresista Héctor Becerril fue una infamia. Hace poco más de una semana su asesor en el Parlamento fue encontrado muerto en un descampado con signos de haber sido asesinado. Y de inmediato medios y redes se pusieron a titular y a opinar como “sospechosa” la muerte del infortunado, y a insinuar entre línea y línea que Becerril estaría implicado.

El hecho de que el contrato del asesor hubiese cesado pocos días antes de su muerte puso más vinagre a las noticias, y de nada sirvió que Becerril aclarara indignado y con la voz quebrada que si el asesor cesó fue para ocupar un cargo mayor en el Congreso luego de unos días de asueto, lo que también fue tomado como “sospechoso” por los medios y las redes sociales. Para remate, la muerte del asesor pasó a segunda plana cuando Becerril dijo que él mismo había sido objeto de violencia al haber sido asaltado para robarle su celular.

Con los nervios de punta y visiblemente afectado por las imputaciones a media voz que se le hacían con respecto a la muerte de su asesor, el congresista dio datos inexactos sobre el hecho que él mismo había revelado y que después fueron tomados para hacer escarnio y dejarlo como mentiroso, cuando el tema del intento de robo del celular que fue el objeto de su declaración era cierto.

De inmediato se sumó la comparsa fiscal al asunto. A algún emulo de los fiscales-estrellas se le ocurrió empezar una “investigación” de carácter “complejo” sobre la muerte del asesor de Becerril, una prueba más de la inquina o estupidización de algunos fiscales que deshonran el cargo (como aquellos que plantean hipótesis descabelladas tales como que los jueces de los “Cuellos Blancos” intercambiaban sentencias por almuerzos en el Callao o que los congresistas emitían leyes a cambio de entradas para partidos de fútbol). Porque ahora resulta que el que menos está implicado por alguno de estos fiscales en una banda criminal de nombre rocambolesco: Los Temerarios del Crimen, Los Wachiturros del Norte, Los Cuellos Blancos del Puerto y así como novela de cuarta.

Pues bien, la policía investigó y dio con las causas y los responsables de la muerte del asesor de Becerril. Los hechos son los siguientes: el asesor asistió a una reunión campestre con su familia. Esta se retiró temprano, y él se quedó y se retiró más tarde. Tomó un taxi, que para su mala suerte estaba conducido por un maleante y conocido estafador prontuariado y fichado. El caco y unos cómplices (hombre y mujer) pepearon al  asesor para robarle sus tarjetas, lo golpearon y luego lo tiraron en un descampado.

El taxista confesó y todos están detenidos. Punto final del caso. El asesor de Becerril fue víctima de la inseguridad ciudadana y lo que le pasó a él le puede pasar a cualquiera. Becerril fue víctima de un asesinato moral por parte de gentuza disfrazada de periodistas y presentadores de televisión, además de los trolls que medran en las redes sociales.

Ni una disculpa sobre el tema. Todo lo contrario.

Hoy sigue Becerril en portada por cualquier otro tema, no importa. El congresista tiró la toalla y anunció el fin de su carrera política. Tampoco importa. Me pregunto si esos “periodistas”, presentadores de TV y trolls son peores que los asesinos que mataron al asesor de Becerril.

Yo creo que lo son porque mientras que a unos les espera la cárcel a los otros solo les aguarda la impunidad absoluta.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nuestros errores

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de julio

Seguir leyendo

Opinión

Desacato en la Fiscalía

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo