Connect with us

Opinión

¿Bachelet denunciará al tirano?

Publicado

el

Cuando la expresidente de Chile se entreviste con los numerosos presos políticos que mantiene Maduro en mazmorras o con familiares de docenas de jóvenes ultimados por la Policía Bolivariana, militares y bandas armadas llamadas "colectivos", recordará los momentos dramáticos que vivieron millares de sus compatriotas, ella misma y sus padres.



La presencia en Venezuela del 19 al 21 de junio de la expresidente de Chile, Michelle Bachelet, ahora como alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, constituye un acto de gran trascendencia para ese país y para la comunidad internacional. Viaja en circunstancias cuando varias naciones del grupo de Lima (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay, Canadá y Perú) han denunciado al gobierno de Maduro ante la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad; es decir, por torturas, asesinatos y encarcelamiento de opositores.

Para comenzar su trabajo, la señora Bachelet dispone de valiosos informes presentados el 2018 por la ONU, OEA y diversos organismos europeos y americanos, además de 600 testimonios que se encuentran en los archivos de la Corte Penal Internacional.

La propia señora Bachelet y su familia han sido víctimas de esa política represiva: su padre Alberto Bachelet Martínez, un respetado general de la Fuerza Aérea, estuvo a cargo de supervisar la entrega de abastecimientos en Santiago en 1972 durante el régimen de Salvador Allende.

Luego, en 1973, cuando se desempeñaba como director de contabilidad de su institución, el general Bachelet se opuso al golpe militar de Pinochet. Fue encarcelado en tres oportunidades y murió de un ataque al miocardio, consecuencia de las torturas que le aplicaron. Años más tarde, el Servicio Médico Legal confirmó esos hechos y los autores fueron identificados, procesados y detenidos.

A la señora Bachelet y a su madre también las torturaron en la tristemente célebre Villa Grimaldi, cuartel de la Dirección de Inteligencia, donde estuvieron recluidas 4 500 personas y resultaron asesinadas o desaparecieron 241 de ellas. Al lograr su libertad, la señora Bachelet y su madre se exiliaron en Alemania Oriental.

Cuando la expresidente de Chile se entreviste con los numerosos presos políticos que mantiene Maduro en las mazmorras o con los familiares de docenas de jóvenes ultimados por la Policía Bolivariana, por los militares y las bandas armadas llamadas “colectivos”, recordará los momentos dramáticos que vivieron millares de sus compatriotas, ella misma y sus padres. La diferencia es que en Chile los golpistas eran militares de derecha; en Venezuela son militares que se califican de izquierda. Pero ambos, sean de derecha o izquierda, han cometido delitos que no deben quedar en la oscuridad.

Más aún: tampoco puede seguir ocultándose las trapacerías del Tribunal Supremo de Justicia que ha condenado a docenas de ciudadanos con pruebas falsas, según han admitido los propios magistrados que los sentenciaron.

Las más de cincuenta naciones que no reconocen la fraudulenta elección de Maduro o de la Asamblea Constituyente farisea estarán atentos al trabajo que desarrolle y a las conclusiones que llegue la señora Bachelet, porque en esta trama están en juego los derechos humanos, los principios democráticos y la supervivencia de un pueblo, que sufre una catástrofe humanitaria y que tiene que migrar en búsqueda de comida, medicinas y seguridad.
Pero también estará en juego el prestigio de una personalidad política que ha sido ministra de Defensa y jefe de Estado de Chile.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Abandonan el barco

Seguir leyendo

Opinión

Guaidó en su laberinto

Seguir leyendo

Opinión

Quis custodiet ipsos custodes?  

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo