Connect with us

Opinión

Apra: más de ochenta años

Publicado

el

¡Y los que faltan!



Hace ochenta y seis años en un taller de carpintería se fundó el PAP. Cuando el aprismo insurgió, fue voz y blasón para sectores marginados por el abuso de la clase gobernante, y así empezó su historia de partido del pueblo. El legado del aprismo al Perú en todo este tiempo va desde haber ofrendado la vida de sus militantes en defensa de la democracia y la libertad hasta haber impulsado leyes sociales e inmensa obra pública que ha generado desarrollo y modernidad al país.

Ciertamente hubo errores: quien no se equivoca en 86 años de vida partidaria. Sin embargo, nadie puede negar la gravitación política y social del APRA y de su fundador Haya de la Torre.

A la luz del último resultado electoral algunos declaran el fin del aprismo; son voces que resuenan con la misma disonancia histórica que otras del pasado como Sánchez Cerro, Benavides, Prado, Odría, Velasco, Fujimori… Humala. Ellos declararon la defunción del APRA y hoy todos están tres metros bajo tierra o refundidos en el sótano de la historia.

El APRA nunca muere. Muy bien: y si no expira, ¿cómo está su salud de cara al futuro? ¿Cómo pensar en un partido de ochenta y años más? He ahí el dilema y la oportunidad.

El PAP no debe perder su esencia e identidad como partido de masas y de cuadros: en un tiempo en que las instituciones generan conocimiento e información, el capital político de su historia debe traducirse en formar cuadros técnico-políticos aprovechando el financiamiento público del año 2017.

El partido debe interpretar la nueva movilidad social, situándose en el punto de equilibrio entre las demandas sociales estructurales y los reclamos de equidad, derechos e inclusión; en síntesis, hacer política ciudadana activa. Debe poner en marcha su programa social enunciado en la campaña, el cual ya puede exhibir como logro el retiro de fondos de las AFP y su uso con fines de vivienda, en beneficio de miles de peruanos.

El APRA tiene que fortalecer su proceso de descentralización abriendo sus puertas a los mejores profesionales independientes y convocando a muchos profesionales apristas destacados que no tiene un canal de comunicación con el partido. Asimismo debe darle mayor fuerza institucional a sus decisiones partidarias: un partido moderno respeta y tiene presente su historia, pero no se pone de costado ante las nuevas tendencias y formas de comunicarse con los ciudadanos; por ello, en un partido como el APRA que sabe interpretar la calle y el país, la comunicación digital debe ser un imperativo en su activismo político.

Finalmente es indispensable revalorizar los grandes logros de su gobierno 2006-2011 —un referente para la actual administración de PPK—, aplicando estratégicamente la comunicación política: es el momento de planificar nuestra imagen, y contrastar nuestros logros históricos y presentes con la imagen negativa que han vendido nuestros adversarios.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Bachelet denunciará al tirano?

Seguir leyendo

Opinión

Bonos soberanos: el pez por la boca muere

Seguir leyendo

Opinión

Putin ofende al Grupo de Lima

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo