toggle menu

Opinión


3 Abril, 2018.

Adiós, querido Efraín

Varias personas importantes y cultas me han detenido en algún evento para comentarme lo gratificante que les parecía leer los artículos históricos que Efraín Trelles publicaba los fines de semana en POLÍTICO.PE.

Ha partido Efraín Trelles. La noticia de su muerte me ha alcanzado en NY, al levantarme este último domingo de Pascua, y me ha conmocionado profundamente. Lo conocí hace dieciocho años en Expreso. Él era director de Extra, el periódico de las portadas de platillos voladores, extraterrestres y otras rarezas dignas del circo de  P.T Barnum que vendían un montón de ejemplares y distraían a mucha gente.

Tenía tanta imaginación Efraín que podía enfocar con brillo diferentes ramas del periodismo. Destacó en la prensa deportiva pero, sobre todo y últimamente, en la opinión política y los artículos históricos. Era muy trabajador y dedicado en lo que hacía; además poseía la virtud –la más importante en el periodismo– de saber escribir. Exhibía finura, agudeza e inteligencia al analizar las situaciones del quehacer político, y lo hacía inspirado en los hechos y hombres del pasado (la Historia no solo era su fuerte sino su profesión académica).

Varias personas importantes y cultas me han detenido en algún evento para comentarme lo gratificante que les parecía leer los artículos históricos que Efraín publicaba los fines de semana en POLÍTICO.PE. Justamente el último no lo pudo leer publicado. Nos lo envió el sábado y murió en la madrugada del domingo.

Fue un maestro en la historia de la conquista, según me han afirmado con convicción varios historiadores de gran renombre. Ellos se quedaban con la boca abierta ante la erudición y pasión de sus relatos sobre la caída del inca y las guerras civiles entre pizarros y almagros. Y ese conocimiento aplicado a la política era un lujo para los lectores que conquistaba Efraín. De ahí la fidelidad y agradecimiento de sus seguidores.

Trelles fue fujimorista y eso le trajo problemas que siempre llevó de la mejor manera, sin amilanarse. Fue también un caballero, según se puede ver en las respuestas que daba a quienes le escribían por sus artículos, incluso y sobre todo con sus detractores (y hasta con los que lo insultaban). Como todos, cometió errores en su vida pero se levantó y siguió adelante.

Sobre todo, fue una buena persona. Adiós, querido Cholo Trelles: ciertamente, quienes admiramos tu intelecto y cultura te vamos a extrañar.


Etiquetas: , , , ,