toggle menu

Opinión


12 Septiembre, 2016.

12 de setiembre: “Nunca debieron tanto a tan pocos”

Acaso el mayor pasivo histórico de Alberto Fujimori tenga que ver con su mayor activo.

Phillip Butters

| Columnista

“Nunca tantos debieron tanto a tan pocos”. Esa frase para el bronce la acuñó el Gran León inglés, Sir Winston Churchill, refiriéndose a los pocos y valerosos pilotos de la Royal Air Force (RAF) que defendieron la “isla de los ángeles” (para el mundo Inglaterra) de la insanía de los ataques de la Luftwaffe nazi, la cual, bajo las órdenes del Tercer Reich de Hitler y comandada por el mariscal Goering, bombardearon inclementemente Londres y las principales ciudades británicas durante la Segunda Guerra Mundial.

El tartamudo rey Jorge jamás dejó Buckingham Palace, no huyó; la entonces princesa Isabel salió a las calles, curó heridos y enterró muertos. Finalmente los aliados triunfaron ante las fuerzas del Eje, no sin antes vengarse —bombardearon terriblemente Dresde y otras ciudades germanas, las volvieron ladrillos y polvo, y para cuando Hitler se suicidaba en su búnker Berlín estaba destruida al 80%. La historia la han escrito los vencedores.

Y me apropio de la frase de Churchill mencionada líneas arriba para agradecer y valorar lo que hicieron por nosotros aquel 12 de setiembre de 1992 los extraordinarios policías del GEIN comandados por el hoy desgraciado Benedicto Jiménez —lo deberían indultar luego de que colabore con la justicia—. De igual manera, rindo homenaje a peruanos extraordinarios como los hoy generales (R) Marco Miyashiro, congresista de FP, y Carlos Morán, flamante jale del Mindef, pues fueron ellos quienes, un día como hoy, capturaron a nuestro Hitler, al asesino y genocida terrorista Abimael Guzmán.

Fueron otros pocos más los que ejecutaron esa hazaña que debería ser feriado nacional, motivo de alegría y regocijo de todos los peruanos.

¿Y porqué hoy no es feriado como 28 de julio? Simple: porque la historia la han escrito los derrotados, porque Fujimori sí huyó dejando a los suyos y a todos quienes condenamos al terrorismo (y que somos la inmensa mayoría del Perú) a merced de la dictadura ideológica de los primos hermanos de Sendero Luminoso.

Acaso el mayor pasivo histórico de Alberto Fujimori tenga que ver con su mayor activo. Es meridianamente cierto que durante su gobierno es con su consentimiento, responsabilidad, comando y apoyo que el GEIN atrapa a Guzmán. Es también verdad que la idea inicial de juntar a un grupo selecto de policías con esa misión la inició Agustín Mantilla durante el primer alanismo. El drama se dio cuando AFF se va como se va y regresa como regresa: con el desprestigio por la evidente corrupción y por su actual carcelería es casi un insulto para los socialistas y comunistas (pésimamente mal llamados “caviares”) celebrar un día que nos ha dado libertad a todos.

Lo mismo pasa con el día de la toma de la embajada de Japón, el 22 de abril de 1997. Ese día nuestro héroe vivo el general José Williams Zapata, al frente de los “Comandos Chavín de Huántar”, da muerte a Cerpa Cartolini y a los terroristas del MRTA. Sin embargo, tampoco es feriado, no se celebra con algarabía total salvo, claro, con enferma felicidad por parte de los perseguidores de quienes mataron —haciendo uso legítimo de la fuerza— a los terroristas, pues gracias a su maniquea defensa de los derechos humanos de estos “terrucos” es que viven bien y comen caliente.

Recuerden esa frase: ”Nunca tantos peruanos debimos tanto a tan pocos miembros de nuestras Fuerzas Armadas”.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,